Si usted es un gran empresario de la construcción, seguramente debe tener que transportar distintos elementos y materiales a la obra. Existen distintas opciones de vehículos acondicionados para esto, que dependiendo del que escoja le puede servir más o no a sus necesidades, entre los que están: las camionetas, vans, turbos de poca capacidad y tractomulas que pueden llevar hasta 34 toneladas de peso.

¿Su empresa tiene alto flujo de trabajo? Si la respuesta es sí, Contratistas le recomienda que compre vehículos que permitan disminuir los costos de operación. Si por el contrario, el flujo de trabajo no es tan alto es mejor contactarse con una empresa de transporte que esté aprobada por el Ministerio de Transporte para que le brinde el servicio de carga. Así, los costos van a estar acorde a las posibilidades con las que cuenta la empresa.

Tenga en cuenta que si desea contratar este servicio se debe verificar que la compañía de transporte cuente con el permiso del Ministerio para que pueda transportar los materiales de un lugar a otro. Además, la empresa debe tener certificación de calidad ISO y contar con pólizas de seguro actualizadas. Sin estas reglamentaciones el vehículo no puede operar porque sería acreedor de altas multas de dinero.

Para aquellas compañías que necesitan de este servicio constantemente es más rentable contar con un vehículo propio que les permita ser más autónomos con todos sus procesos. Por eso, a la hora de comprar es importante tener en cuenta que tipo de carga suelen transportar, y con que volumen, peso y frecuencia se hace el despacho del material. Esto le permitirá saber que tipo de vehículo debe adquirir.

También, es importante que la constructora cuente con la experticia del consultor comercial con el fin de que le brinde el mejor asesoramiento sobre el vehículo que necesita de acuerdo a sus necesidades y requerimientos. La carrocería debe ir en concordancia con el vehículo seleccionado y siguiendo las recomendaciones del consultor.

Esta es la mejor manera de manejar su presupuesto y de invertir en elementos cuya producción le va a generar mayores ingresos. Haga cuentas y establezca cuál es la mejor manera de operar en su empresa para no tener gastos innecesarios o pérdidas gota a gota.