Las expectativas para el sector constructor van cada vez mejor. Según cifras de Camacol, durante lo corrido del año, al mes de agosto, los indicadores presentan un balance positivo en la capital registrando el inicio de obra de más de 23 mil unidades de vivienda, lo que representa un crecimiento anual de 53,1 %.

Estas cifras superan los resultados del periodo de prepandemia y representan una demanda de insumos de 2.7 billones de pesos, lo que beneficiará a todas las actividades de la industria que conforman la cadena de la construcción.

Por su parte, la comercialización de vivienda continúa en un terreno positivo, pues en lo corrido de 2021 se ha vendido en Bogotá más de 33 mil unidades, de decir un 36,9 % más de lo que se había vendido en los primeros ocho meses de 2020, marcando así un récord en ventas.

En materia de lanzamientos el comportamiento también es positivo. En la ciudad se han lanzado al mercado más de 27 mil unidades de vivienda, 20,9 % de lo que se había lanzado a agosto de 2020, marcando el nivel más alto de lanzamientos de la historia en respuesta a un mercado que continúa con buen dinamismo. Fontibón, Suba y Usme fueron las localidades protagonistas con el 45,9 % de las unidades totales.

Específicamente en el indicador de iniciaciones es de destacar el trabajo conjunto entre el gremio y la Administración Distrital, quienes como parte de los planes de reactivación se han propuesto dar un impulso a la etapa de la actividad que detona la demanda de insumos y la contratación de mano de obra.

Por su parte, en los primeros ocho meses del año en Cundinamarca los indicadores de lanzamientos y ventas evidenciaron variaciones positivas del 42 %, con 20.464 unidades, y 25,9 % con 20.431, respectivamente.

Respecto a iniciaciones, los municipios aledaños a agosto de 2021 iniciaron la construcción de más de 15 mil unidades de vivienda, lo que significa un ajuste del -9,3 % frente al mismo periodo del año anterior y representa una demanda de insumos de 1.7 billones de pesos.