La pintura es el acabado predilecto, esta especialidad es requerida en los proyectos constructivos. El especialista deberá entonces conocer las mejores practicas, aplicaciones y técnicas para una buena labor. 

Pero debemos tener en cuenta que la pintura requiere un manejo especial como insumo que depende de las buenas practicas, estos son tres errores que se deben evitar al hacer uso de esta:

1. No informarse del producto a utilizar:

Este especialista debe conocer la variedad de productos dada su experiencia en diferentes proyectos, sin embargo, una operación simple puede evitarle problemas, es decir leer la etiqueta del producto.

Cada tipo de pintura e imprimación necesita información, como información de seguridad sobre la fórmula particular de su uso se encuentra en la lata, junto con el tiempo de las capas y la temperatura adecuada para garantizar una cobertura, adhesión y tiempo de secado adecuados. Tener esta información no estará de más.

2. Olvidar agitar antes de usar:

Ya sea con un producto nuevo o un envase que se almacenó y se va a utilizar nuevamente, la pintura es un producto que requiere para su uso agitar.

Los ingredientes pueden y se separan; asegúrese de revolver cuando comience a pintar, y nuevamente cada tanto mientras pinta. Agitar bien el envase, para que la pintura se mezcle y el contenido sea uniforme, esto asegura el color y la consistencia del acabado.

Muchas veces con el paso del tiempo, se forma una especie de líquido marrón en la superficie, pero bastará mezclar y agitar bien la pintura, para que podamos volver a usarla.

3. Utilice la herramienta adecuada y de calidad:

Cada proyecto así como superficie y producto requerirán una especialidad en la herramienta, ya sea pistola de aspersión, rodillo, brocha o cepillo.

Los cepillos y rodillos de mayor calidad pueden costar más, pero no solo le darán un mejor acabado, sino que también los tendrá durante años si los cuida adecuadamente, ahorrándole dinero a largo plazo.