A la hora de hacer la selección de un piso es muy importante tener en cuenta que además de su color, diseño y acabado, hay otros aspectos de gran repercusión en su especificación. Algunas de estas relevantes características son: el diseño, el ambiente en el que será usado, su duración y limpieza.

¿Por qué es importante tomar en cuenta lo anterior?

No es igual la selección de un piso para un lugar con poco tránsito, ya sea de personas, cargas — en la que prima el diseño, color y acabado—, que elegir un piso apto para mucho tránsito, expuesto a cantidades grandes de suciedad, abrasión o rayaduras, el cual tiene una resistencia mayor.

La resistencia se refiere la firmeza ante desgaste superficial. La cerámica está clasificada con un código que muestra su uso apropiado. A este código se le conoce como PEI (Porcelain Enamel Institute), denominado así por el laboratorio que desarrolló la prueba de resistencia, la cual tiene un rango de 0 a 5 que indica la resistencia al desgaste que soportará la cerámica.

¿En qué consiste la prueba PEI?

Este método consiste en determinar la resistencia del esmalte, mediante la rotación de una carga abrasiva a la superficie; para esta prueba se aplican diferentes revoluciones, y al finalizar se somete a una comparación visual contra una muestra sin abrasión, estas se colocan en una caja de luz con iluminación LUX 300, y allí se determina en qué clasificación se ubica la cerámica.

Le puede interesar: conozca los diferentes tipos de pisos para interiores

¿Cuál es la clasificación?

El PEI lo define de la siguiente manera:

  • PEI I: Tránsito muy ligero. Está diseñado para ambientes sin acceso directo desde el exterior, tales como: salas familiares, dormitorios y baños.
  • PEI II: Tránsito ligero. Esta clasificación corresponde a ambientes interiores, como por ejemplo: viviendas unifamiliares, apartamentos residenciales, dormitorios y baños.
  • PEI III: Tránsito medio. Estos pisos corresponden a aquellos ambientes con accesos cercanos al exterior, es decir: corredores, cocinas, salas y comedores.
  • PEI IV: Tránsito alto. Para interiores y exteriores, puede ser usado en ambientes como: vestíbulos, pasillos, escaleras, cocinas, terrazas, escuelas, oficinas, hospitales, centros comerciales y aeropuertos, entre otros.
  • PEI V: Tránsito muy alto. Corresponde a los mismos ambientes que el PEI IV, pero como característica adicional, resiste ataques químicos después de cierto desgaste.

¿Bajo qué normas se determina este método?

La norma ISO 13006 de 2012, rige específicamente a los pisos cerámicos. Por otra parte, las normas ISO 10545.6 e ISO 10545.7, son las que definen los métodos de ensayo que establecen cuál es la resistencia al tráfico de cada producto sin esmaltar y esmaltado, respectivamente.

Además, esta especifica métodos para determinar las características dimensionales, instrumentos utilizados, procedimientos y expresión de resultados.

  1. Ancho y largo.
  2. Espesor.
  3. Rectitud de los lados.
  4. Rectangularidad de la pieza.
  5. Planalidad superficial: curvatura y alabeo.
  6. Calidad superficial: define los defectos no intencionales, tales como, fracturas, cuarteo de esmaltes, burbujas, pinchazos, cachados, etc.

Consulte más acerca de la normatividad PEI.

En conclusión, no todos los pisos sirven para todos los lugares, no se puede escoger solo por la apariencia física, y hace falta tener en cuenta características que harán de la compra una mucho más sencilla y rentable.