Para una correcta gestión administrativa en una obra de construcción se deben prever toda una serie de tareas que, en conjunto, facilitan la ejecución del proyecto. Para que esto se logre, las actividades se agrupan en departamentos o secciones con una asignación clara de funciones y responsabilidades, donde cada persona cumpla un papel y sepa la forma en que sus tareas se relacionan con otros cargos.

La organización interna de una obra consta de niveles funcionales establecidos en un organigrama. Allí se determinan los estándares de interrelación entre los cargos. Sin embargo, cada empresa constructora tiene una forma de organizar sus obras de la manera que les parezca más adecuada.

Organización de una obra de construcción

Las obras suelen estar organizadas de forma lineal. Esta estructura es la más simple y consiste en que las comunicaciones entre los miembros de la organización siguen la línea jerárquica establecida y la transmisión de órdenes, obligaciones y responsabilidades es clara y precisa.

Existen obras que, ya sea por su dimensión, complejidad o largos plazos de ejecución requiere de asesores o departamentos especializados. El mando se basa en el conocimiento y no tiene una autoridad total sobre los subordinados.

En otras obras de construcción se propone una organización jerárquica-consultiva. En este tipo de organizaciones el principio de autoridad única se mantiene y son los órganos consultivos o de apoyo los que aconsejan a los jefes de línea respecto de algunos aspectos de sus actividades.

Una obra de tamaño medio suele estar dirigida por el jefe de obra, del que normalmente dependen tres departamentos, los servicios técnicos, los servicios administrativos y la producción propiamente dicha. Esta es la persona que asume la responsabilidad de los objetivos asignados. Es fácil que dependa del director técnico de la empresa constructora o del jefe de un grupo de obras.

Organización obra 1024x382
Tomada de: Procedimientos constructivos

Los servicios administrativos también dependen directamente del jefe de obra, estando al margen de la línea ejecutiva. Se encargan de:

  • Los pedidos de compra de materiales y herramientas, de su almacenamiento, distribución y control.
  • Gestión de instalaciones y equipos: talleres, mantenimiento, parque de maquinaria, etc.
  • Los asuntos administrativos y legales relacionados con el personal.
  • El registro de operaciones contables.
  • La administración de cobros y pagos.
  • Otras tareas de apoyo: correspondencia, mecanografía, archivo, etc.

Información tomada de: https://procedimientosconstruccion.blogs.upv.es/