El vidrio es un material que desde su composición, diseño y desarrollo es cada vez más demandado en los proyectos arquitectónicos.
Para que pueda ser utilizado en una construcción, debe cumplir con cuatro características esenciales:

  • Aplicación de tecnología para brindar seguridad.
  • Soporte y durabilidad.
  • Capacidad de generar confort.
  • Aportar al estilo arquitectónico.

El manejo del vidrio en la construcción no se debe ver como algo secundario ya que por tratarse de un material frágil y susceptible de deterioro requiere de personal capacitado para su manejo y protección hasta que la obra concluya.

Las siguientes son algunas de las mejores prácticas para el cuidado y manejo de vidrio, recopiladas del blog el constructor civil:

  • Recepción: Se debe destinar un espacio dentro de la obra para recibir el vidrio, de preferencia debe ser un lugar cercano al lugar de instalación. Se debe hacer un inventario del vidrio recibido  revisando  los  tipos  de  vidrio  y  los  tamaños  ordenados.  Se  debe  notificar inmediatamente al proveedor de los faltantes y de las piezas dañadas en el transporte.
  • Almacenamiento: El vidrio se debe almacenar en un lugar seco y protegido del sol y la lluvia, evitando  en  todo  momento  que  se  almacenen  en  el  mismo  espacio  otros  materiales  de construcción que puedan afectarlo, como la cal o el cemento. El vidrio debe estibarse de tal manera que se ventile bien, de preferencia debe colocarse en posición inclinada y sobre un material amortiguante para evitar el deterioro de sus cantos.
  • Cortes: Por lo general los cortes se realizan en las instalaciones del proveedor de vidrio y bajo medidas, sin embargo casi siempre hay que hacer ajusten en el lugar, aunque el número de ajusten se reduce considerablemente si se ha tenido el cuidado de verificar con anticipación las medidas de los marcos donde se colocará el vidrio. Los marcos deben cumplir con ciertas tolerancias tanto en su escuadría como en su nivelación y su verticalidad.

Le puede interesar: Modelo de seguridad antifrágil para proteger las compañías