Existen diferentes tipos de pinturas que funcionan dependiendo de la superficie en la que se vayan aplicar y el uso que le vaya a dar el propietario de la construcción. Por eso, es importante que los contratistas conozcan los distintos tipos de pintura que existen para interiores y exteriores con el fin de que puedan implementarlas en sus proyectos. Estas son:
Pinturas vinílicas
Utiliza resinas vinílicas y sintéticas termoplásticas para aglutinar sus componentes. Son aptas para aplicar en exteriores por su resistencia a la intemperie, la niebla salina, los álcalis, los ácidos y la acción del sol.
Pinturas plásticas
Está compuesto de resinas vinílicas o acrílicas. Son lavables, de secado rápido y con poco olor. Se utilizan sobre superficies de madera y hierro.
Pintura de esmalte sintético
Se compone de resinas químicas y necesita de un disolvente para diluirse y limpiarse. Es recomendado para proteger metales y maderas. Necesita de mucho tiempo de secado, pero es muy resistente.
Pintura de esmalte al agua
Incluye agua en su composición. Es de secado rápido y tiene gran facilidad de limpieza. No resiste tanta agua y la incidencia del sol por eso se recomienda solo para interiores. Sirve para aplicarse en maderas, metales, paredes, etc.

Pinturas antihumedad
Sirve para lugares que están expuestos a mucha humedad porque crean una barrera de impermeabilización. También, corrige las manchas de agua.
Pinturas al aceite
Utiliza aceites o resinas como medio para aglutinar sus componentes. Su secado es lento y se pueden usar para paredes y techos de interiores. Además, funcionan para maderas y acabados de ebanistería.
Barnices
Sirven para superficies de madera nueva a la que no se desea dar color. También da vida a la madera desgastada por el uso. Tiene acabado transparente con tomos que imitan los colores de las distintas maderas.
Pinturas de imprimación
Ayudan a dar una base a superficies vírgenes y preparadas para recibir la pintura definitiva. Cubren ligeras imperfecciones que pueda tener la superficie y otros colores antiguos.
Pinturas anticondensación
Son de tipo vinílico. Se utilizan para habitaciones que tienen mucha condensación de vapor como la cocina y el cuarto de baño.
Pinturas antioxidantes
Son especiales para superficies metálicas porque protegen contra el óxido. No necesitan removerlo ni diluirlo.

Pinturas vitrificantes
Se utilizan para pintar suelos o escaleras porque tienen resistencia contra el desgaste.
Pinturas al agua
Son resinas sintéticas disueltas en agua. Son aptas para usar en techos y paredes del interior porque cubren muy bien el color anterior.
Pintura de emulsión reforzada
Es una pintura especial para exteriores. Es soluble, con base de resina y si se mezcla con polvo de mica se obtiene un acabado texturado muy resistente a la intemperie.
Pinturas estructuradas
Es un tipo de pintura espesa que con una sola pincelada puede pintar totalmente la cubierta. Se puede utilizar para recomponer paredes deterioradas y dan un acabado similar al del estucado con un relieve suave.
Sin embargo, tenga en cuenta que todas las pinturas deben contar con estas cualidades: Buena resistencia a la intemperie y a la corrosión, buena adherencia al objeto, ser neutro respecto al soporte, estabilidad de color, buen rendimiento, decoración y ser dócil.
Si no cuenta con estas características es mejor replantearse sobre cuál y qué marca es la indicada para el proyecto que vaya acorde con el presupuesto con el que se cuenta.