La humedad es un factor a tener en cuenta desde que la construcción de un edificio comienza a proyectarse. Tan importante como la elección de los materiales, el diseño de los espacios o los plazos de ejecución, es la prevención de los problemas de humedades que pueden afectar a la estructura de las construcciones en el futuro.

El debilitamiento de los cimientos y muros, la aparición de manchas de moho y mal olor, y el deterioro de pinturas y mobiliario son sólo algunos de los efectos que puede provocar la presencia de humedades en los edificios. 

Efectos que produce la propia humedad

El blog “el constructor civil” cita las patologias referentes a la presencia de agua en los elementos constructivos y sus efectos que pueden ser:

  • Fisuraciones, agrietamientos y expansión de los materiales de construcción.
  • Aparición de moho y crecimiento de vegetación.
  • Eflorescencias y cliptoflorescencias (manchas).

Recuerde que el control de la humedad es fundamental en el funcionamiento apropiado de cualquier edificación. Y estos problemas pueden ser evitados con técnicas que están basadas en un entendimiento sólido de cómo se comporta el agua en las edificaciones.

Le puede interesar: Tips a tener en cuenta para la manipulación de vidrio