Uno de los principales materiales que se utiliza en la construcción para hacer una edificación es el acero. Sin embargo, este elemento puede realizarse de diferentes tamaños, grosores, formas, entre otros. De ello, depende su funcionalidad dentro de la estructura.

Teniendo en cuenta esto, es importante que los contratistas conozcan los tipos de productos que se hacen con acero para que los implementen en sus trabajos. Entre estos están:

– Acero Figurado: Es fabricado bajo la norma NTC 2289 (ASTM A706/A706M) – NRS 10. Es obtenido a partir de las barras corrugadas, dobladas y cortadas que permiten obtener las dimensiones, formas y ángulos requeridos por el diseño estructural, lo que facilita su uso, garantiza la economía y reduce el tiempo de armado de vigas y columnas.

-Barras corrugadas: Barras de acero con núcleo de sección circular, longitud continua (rectas) en cuya superficie existen salientes denominadas corrugas, obtenidas por laminación en caliente. Tiene alta adherencia al cemento.

-Malla electrosoldada: Estructuras de acero planas en forma de panel, formadas por alambres de acero grafilados o lisos dispuestos de forma ortogonal y electrosoldados en todos los puntos de encuentro.

-Platinas: Barras con sección transversal rectangular de superficie lisa y laminadas en caliente.

-Cuadrados: Barras con sección transversal cuadrada, laminadas en caliente, con bajos contenidos de carbono que garantizan su ductilidad y soldabilidad.

-Canal U: Perfil con sección transversal en forma de U, laminado en caliente.

-Alambre negro retorcido: Alambre de acero obtenido por trefilación y con tratamiento térmico posterior de recocido para otorgarle la debida ductilidad para su fácil utilización posterior.

-Perfil T: Perfil con sección transversal en forma de T, producido en acero de bajo carbono y laminado en caliente

Tener en cuenta estos productos le da una visión al contratista y al constructor sobre la manera como pueden ejecutar una construcción para que cumpla todas las expectativas estéticas y funcionales que desea el cliente. Esto le permite tomar decisiones con el fin de que se utilicen los materiales que le permitan tener mayor rentabilidad y menos desperdicios.

Es fundamental tener en cuenta también que la calidad influye en la construcción, como que los proveedores del material cumplan con todas las normativas para fabricar este tipo de elementos. De esta manera se le garantiza al cliente un buen resultado final.

Información tomada de: Gerdau Diaco