Además de conocer los beneficios que pueden ofrecer esta clase de instrumentos, es necesario conocer los aspectos más importantes al momento de realizar un trabajo.

Prevéngase y prevenga a sus trabajadores. Es importante que les ofrezca herramientas de calidad, al mismo tiempo que es su responsabilidad advertirles sobre los cuidados que deben tenerse en su manejo.

Responsabilidad

Como contratista, debe haberse capacitado de acuerdo con el funcionamiento de la herramienta, con el fabricante o distribuidor y debe conocer el manual de instrucciones creado para facilitar el uso de esta clase de implementos. Debe suministrar la información más oportuna a su empleado, sobre la protección y seguridad requerida.

Ayudas inteligentes

Las últimas herramientas eléctricas están siendo diseñadas para adoptar comportamientos automáticos cuando experimenten cambios repentinos de su estado. Algunas se apagan automáticamente al sentir un cambio fuerte de energía o al recibir un golpe.

Mauricio Cabrera, gerente de marca de la línea de herramientas eléctricas para uso industrial de Bosch, comenta: “Todas nuestras máquinas cuentan con una estructura de Poliamida, que es un elemento plástico, el cual no tiene conductividad. Esto descarta cualquier descarga eléctrica; al mismo tiempo, esto quiere decir que si se está trabajando con la herramienta y hay una falla repentina en el suministro eléctrico, la máquina se desconecta y vuelve a funcionar hasta que se desactivan y activan otra vez los ‘breakers” o tacos de la energía”.

Según Aura Sánchez, jefe de servicio al cliente y mercadeo de Makita Colombia, asegura que es importante que tanto el contratista y su empleado lean cuidadosamente el manual del usuario. Después deben verificar las características de la herramienta, como por ejemplo el doble aislamiento que deben tener este tipo de máquinas, la presencia de fisuras en el cuerpo de la misma y advertir la presencia de sonidos ajenos al funcionamiento normal.