Diariamente usted como contratista manipula diversas herramientas mecánicas, lo que supone que esté expuesto a riesgos de lesión y por lo cual es válido conocer algunas reglas que pueden ayudarle a prevenir accidentes.

Esta es una corta lista de factores importantes para asegurar un trabajo profesional, desde el estado de la herramienta, hasta el almacenamiento o forma de transportarla.

  • Herramientas en óptimas condiciones: Esto no se trata de que tener la última y más sofisticada herramienta, sino de garantizar que no presente algún desgaste o defecto que pueda poner en peligro la integridad del trabajador o la calidad de la obra.

Un palustre con el mango suelto, o un martillo con la el ojo oxidado son un índice del riesgo que puede suceder al usarlo. Igualmente sucede con la limpieza de estos utensilios, pues de su mantenimiento también depende extender su vida útil.

  • Zapatero a tus zapatos o martillo a los clavos: Cada herramienta tiene su fin, pero lo que pareciera una evidencia es un recordatorio de utilidad pues el mercado hoy ofrece variedad de una misma herramienta, por ejemplo martillos de boca plana o redonda, motivo por el que es recomendable la actualización en estas funcionalidades.

Y, claro, no está de más por recomendación, para advertir a quienes empiezan a introducirse en este oficio a distinguir los usos de las herramientas y, quizá, no cometer errores como usar la herramienta incorrecta o de forma incorrecta (martillar con el mango de un destornillador).

Le sugerimos: Trabajo en las alturas: así puede ejecutarlo

  • Almacenamiento correcto: Es común que la caja de herramienta suele guardar de forma apretada las herramientas. Lo cierto es que lo recomendable es dejar algo de aire en esta, así implique utilizar varias cajas. La razón: evitar que las herramientas se dañen.

De la misma forma, cada herramienta se debe proteger, sobre todo si es de filos o punzantes. Una vez necesite hacer uso de estas en el sitio de labor, manejelas en un cinturón, pero a toda costa evite ubicarlas en sus bolsillos.

Las anteriores reglas, así como la capacitación constante o seguir a cabalidad las normas se seguridad seguro harán de su trabajo una labor garantizada.