Un sistema de alumbrado energéticamente eficiente permite obtener una importante reducción del consumo, sin necesidad de disminuir sus prestaciones de calidad, confort y nivel de iluminación.

En la eficiencia de la iluminación influyen:

  • Eficiencia energética de los componentes (lámparas, luminarias, equipos auxiliares).
  • Uso de la instalación (régimen de utilización, utilización de sistemas de regulación y control, aprovechamiento de la luz natural).
  • Mantenimiento (limpieza, reposición de lámparas).

El equipo auxiliar influye de forma determinante en la eficiencia energética. Los balastos electrónicos ofrecen numerosas ventajas respecto a los electromagnéticos, tanto en confort de iluminación como en lo que a ahorro energético se refiere.

Así mismo, los contratistas tienen que suplir necesidades de sus clientes. En el tema de iluminación es común encontrar solicitudes retadoras. Para esto, lo mejor es estar en capacitación constante y conocimiento de los nuevos sistemas que salen al mercado.