A través de protocolos de bioseguridad, las obras de construcción pueden retomar actividades, sin embargo es importante conocer, socializar y tomar responsabilidad por cada uno de los actores involucrados en el proceso.

El Protocolo de bioseguridad, prevención y promoción para la prevención del Coronavirus COVID-19 en las zonas de influencias de los proyectos en ejecución dictamina las medidas de prevención recomendadas y estas corresponden a las acciones que deben ser adoptadas por los contratistas.

Dentro del Numeral 5: medidas que se deben garantizar en obras y otros espacios, se estableció el inciso 5.3.3. para contratistas y oficiales de obra, que dispone que estos deben:

– Cumplir las medidas estipuladas en el protocolo. 
– Conocer y atender Plan de  Aplicación del Protocolo Sanitario para la Obra (PAPSO).
– Sancionar a sus trabajadores de obra que incumplan los protocolos expuestos en el documento Circular Conjunta 001.- Asistir al profesional de salud y seguridad en el trabajo en la documentación que requiera.
– Los contratistas deberán llevar consigo Elementos de Protección Personal propios; en caso de que se les suministren, los tapabocas deben estar nuevos y los demás elementos lavados y desinfectados. 
– Todos los contratistas deberán desarrollar un plan de continuidad integrado para responder al cierre parcial o completo como medida de contención para sitios de construcción contaminados o en el caso de una limitación severa de las operaciones del sitio.