Hoy en día los contratistas independientes colombianos que trabajan por honorarios, se ven en la obligación de pagar salud, pensión y ARL sobre un riesgo base de cotización (IBC) del 40% mensual sobre sus honorarios. Además, deben pagarlo con un mes de anticipación para poder presentar las facturas de cobro en los proyectos (contratantes) y ser aceptados.

Gracias a la medida que ordenó el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, bajo el artículo 135 de la Ley 1753, ahora podrá pagar a mes vencido y además tendrán la posibilidad de que los contratantes la descuenten de sus honorarios.

Antes, según la Ley 1562 del 2012, el contratista también debía pagar su ARL (riesgos laborales) de forma anticipada, siempre y cuando el nivel de riesgo no superara la categoría 3. Si por el contrario el nivel de riesgo superaba 4 y 5, el contratante (empresa) debía pagar la ARL de su empleador anticipadamente.

Salud en la obra

 

¿Cuáles son las reglas actuales para los trabajadores independientes?

Para ambos casos,  Independientes por cuenta propia e Independientes con contrato diferente al de prestación de servicios, deben cotizar el 40% total de sus ingresos con la posibilidad de descontar las expensas necesarias productoras. Esto según el artículo 107 del Estatuto Tributario de la Ley 1753 de 2015.

Es decir, “si un trabajador tiene ingresos de $10’000.000 sus expensas serán de $3’000.000, sus ingresos menos las expensas serán de $7’000.000 y el 40% da como resultado $2’800.000, entonces su IBC corresponde a este último valor”.

Los independientes con contrato por prestación de servicios personales, siempre han tenido que cotizar el 40% del valor mensual de sus honorarios, sin darle lugar alguno a las expensas del Artículo 107 del Estatuto Tributario.

Es decir, “si una persona recibe por honorarios $5.000.000, su IBC será de $2.000.000 que corresponde al 40 % del total de sus ingresos. Sobre este valor, el contratista tendrá que descontar 12,5 % para salud, es decir, $250.000; 16 % para pensión ($320.000); y para ARL, si es riesgo 1 ($10.440), riesgo 2 ($20.880) y riesgo 3 ($48.720)”.

Ahora, si su actividad es de alto riesgo (4 o 5), el valor de la ARL lo tendrá que asumirla el contratante, sin que esto signifique relación laboral alguna.

Esta medida será aplicada a mediados de Agosto del vigente año y según expertos, beneficiará a los trabajadores independientes normalizando el pago de los aportes a la seguridad social y adicionalmente generará  un alivio en el bolsillo de muchos contratistas colombianos.

Para que se reglamente el tema con agilidad, el Tribunal ha ordenado al Gobierno nacional que gestione la reglamentación a través de los Ministerios de Salud, Hacienda y Trabajo.

 

¡Buenas noticias contratistas!

Fuente: El Tiempo.