Dos de los temas más importantes a la hora de realizar un proyecto son el presupuesto y el cronograma que deben cumplirse a cabalidad para no tener pérdidas ni problemas legales.

La implementación de nuevas tecnologías han facilitado el cumplimiento de los tiempos en una obra y han generado el aumento en la producción. Además, hacen que las prácticas que se utilizan en una construcción sean menos riesgosas.

En el caso de la pintura, actualmente existen cuatro métodos efectivos para aplicarla, dependiendo de las necesidades del cliente y la cantidad de ingresos que se tengan para hacer los acabados de una edificación.

A continuación, Contratistas le cuenta cuales son estos procedimientos:

1. Aspersión sin aire: Para este método se usa una bomba de alta presión accionada hidráulicamente o por aire para impulsar la pintura sin aire a través de un orificio. Es ideal para rincones de difícil acceso. La pérdida de material es de 5% a 15%. El rendimiento diario es de 300-800 m2 por día. Genera pocos costos de producción.

2. Brocha: Es el método más clásico y antiguo que existe. Es ideal para trabajos pequeños, pero no se recomienda ser utilizado para proyectos de mayor exigencia ya que genera desperdicio de pintura y superficies irregulares, incrementando el costo de producción. A pesar de que puede llegar a todos los rincones, es la forma más costosa de aplicar pintura porque implica de mucho tiempo para realizarlo. El rendimiento diario es de 20-65 m2 por día.

3. Aspersión con aire: Necesita de conocimiento sobre este método para poder elegir las adecuada presiones y boquillas con que aplicar la pintura, o sino no va a tener el resultado que desea. Es versátil y permite la aplicación en muchas superficies. Se recomienda aplicar con un espacio entre 15 y 30 centímetros. Tiene un rendimiento diario de 200-600 m2 por día. La pérdida de material por aspersión con aire es de 25% a 35%. Recuerde que la pistola debe mantenerse siempre perpendicular a la superficie para poder pintar. Este es el método más usado.

4. Rodillo: Es un método recomendable para superficies planas. Permite tener más comodidad a la hora de realizar esta labor porque absorbe más pintura y permite trabajar por más tiempo continuo. La longitud y el tipo de mango de un rodillo puede afectar la rapidez con la que se haga la aplicación. Es el método ideal cuando no se puede realizar aspersión. Tiene un rendimiento diario de 120 -260 m2 por día.

Tenga en cuenta que existen otros métodos que no son tan usados pero que tienen aplicaciones para la industria Manufacturera, de Línea Blanca, Mueblera y Automotriz, pero no son prácticos para la industria de la construcción que son: la aplicación por inmersión, la electrodepositación, la electrostática, entre otros.