Es importante vibrar el concreto para que quede firme, uniforme y sin burbujas de aire, las cuales son principales causantes de la aparición de grietas.

El mercado ofrece varias opciones de vibradores, los más utilizados son los de gasolina y eléctricos. Los dos ofrecen resultados óptimos pero depende para qué tipo de trabajo los necesite. Es donde hay que evaluar las tres partes que los componen: cabezas, manguera y motor.

“Los dos tipos pueden utilizar todos los tamaños de cabezas, pero no todas las mangueras. Los de gasolina trabajan con mangueras desde 3,60 metros y tienen una base fija; y los eléctricos con mangueras desde 0,60 metros y se pueden movilizar fácilmente o con la asistencia de otra persona. La elección depende del área a vibrar y la longitud”. comenta Carolina Cruz, ingeniera  asesor de Prodimaco.

La recomendación es que antes de hacer la inversión, identifique para qué tipo de trabajo lo utilizará con mayor regularidad, pueden ser para espacios muy estrechos, sitios de fácil acceso, vaciados de concreto de gran volumen o encofrados con espacios muy estrechos.

TENGA EN CUENTA

Vibrar el concreto reduce la probabilidad de realizar posteriormente costosas reparaciones y logra beneficios importantes como: más resistencia, mezcla más homogénea y sin superficies dañadas, menor permeabilidad del concreto, acelera el proceso de secado del concreto aumentando la posibilidad de retirar el encofrado más rápidamente.

DATO

También hay que tener presente que  la presencia de aire atrapado dentro de la mezcla de concreto se puede presentar por la evaporación del agua de amasado, por un deficiente mezclado o al momento de agregar aditivos