El tránsito hacia prácticas sostenibles y que preserven los recursos naturales también involucra al segmento de la construcción. Bajo esa premisa, la madera se ha convertido en el material insignia por ser un recurso cuyas bajas emisiones contaminantes, manejo y resistencia lo hacen atractivo.

Hoy en día en Colombia casi el 20 % de las edificaciones están compuestas por materiales sostenibles como la madera, indica Refocosta, compañía relevante de actividad forestal en el país, la cual proyecta que esta cifra crezca 40 % en 3 años. De hecho, señala que varias constructoras (no se revela el nombre) han comenzado a unirse al uso de madera en sus construcciones, y cita datos de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) la cual indica que “para el 2018 un 38 % de constructores esperan tener más del 60 % de sus obras con materiales y eficiencia sostenible”.

Le puede interesar: ¿es la madera una estrategia de sostenibilidad?

Los puntos a favor de su uso

Entre algunas contribuciones que tiene utilizar la madera en las estructuras de la construcción están:

Mitiga la generación de dióxido de carbono (co2). Químicamente la madera produce carbono y consume y menor energía en su proceso de preparación que otros materiales de construcción importantes que no son renovables (como el hormigón, acero o insumos fósiles).

Es un material resistente. A diferencia de materiales como el cemento o el acero, la madera tiene un 20 % más de aguante, y 5 veces más que el cemento no reforzado en compresión, según expertos.

Aliado número uno para aislar el ruido. La composición de los materiales más comunes que se usan para bloquear o minimizar el nivel de ruido en las construcciones se expanden con el calor, esto sucede porque son inorgánicos, es decir, es un compuesto químicamente tratado, lo cual hace que la estructura de debilite con el tiempo: el vidrio, que aloja el calor 23 veces más rápido que la madera, el mármol 90 veces más rápido, y el aluminio 7000 veces más rápido.

Con la madera sucede lo contrario porque es un material orgánico, produciendo el efecto contrario (a menos que sea una temperatura combustible).