Las macrofibras sintéticas para el concreto permiten un refuerzo de forma multidireccional, mejorando las condiciones mecánicas y reduciendo grietas en estado plástico y endurecido.

Estas son materiales como acero, vidrio, sintéticos o naturales como fique y otros, los cuales se usan como refuerzo distribuido en todo el espesor del elemento y orientado en cualquier dirección.

La utilización de fibras en el interior de la matriz del concreto tiene como finalidad la formación de un material diverso en el cual el aglomerado, que ya puede ser considerado un material diferente construido por un esqueleto lítico en una matriz de pasta de cemento hidratada, está unido por un agente reforzante formado por un material fibroso de distinta naturaleza.

Entre los beneficios técnicos de este material encuentra:

– Incremento de la tenacidad a la flexión cumpliendo las normas internacionales ASTM.
– Reduce la segregación y la exudación.
– Capacidad de refuerzo, igual o superior a las mallas electrosoldadas y otras fibras.
– Simplifica la logística de la construcción.