Según el estudio realizado por Camacol Bogotá y Cundinamarca para analizar el mercado edificador, el 21.6% de los hogares que adquirieron vivienda en Bogotá en el último año asegura que es la inversión más segura, lo que representa un incremento de 3.1 puntos porcentuales frente a la medición del año anterior. Esto ratifica a la vivienda como un activo de renta seguro en el mediano y largo plazo.

Según el 63.2% de los encuestados, el bien se valorizó en los últimos años debido a varias razones,entre las quese destaca: ubicación del proyecto (20.2%), ser finca raíz y su comportamiento en el tiempo (10.1%) ylas mejoras y adecuaciones realizadas al inmueble (6.2%).

Frente a este último, más del 40% de los hogares encuestados realizó algún tipo de inversión en acabados y remodelación del inmueble que compró, con una inversión promedio de 20.2 millones de pesos. En el segmento de vivienda social este promedio es de 15.8 millones de pesos, y en la vivienda por encima del tope VIS es de 27.9 millones.

Le puede interesar: La Cumbre del sector constructor y ferretero fue todo un éxito

El gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, Alejandro Callejas, explicó que estas cifras son muy importantes para la reactivación económica dela ciudad.“Este resultado evidencia y ratifica al sector como uno de los principales dinamizadores de la economía, pues la inversión en adecuaciones de vivienda impacta positivamente a los 34 subsectores encadenados a la actividad edificadora (pintura, vidrios, pisos, maderas, entre otros), aportando a la recuperación de las empresas proveedoras de insumos y la demanda de mano de obra para estas actividades”.

“Debemos seguir trabajando de manera conjunta con el sector público en todas las estrategias encaminadas a la recuperación económica y a mantener y recuperar el empleo. Nuestro objetivo es continuar por esta senda de recuperación rápida y mantener la confianza de los hogares, por lo menos en temas de inversión de vivienda”, concluyó Callejas.