El uso de la maquinaria liviana o menor en el sector de la construcción es fundamental para realizar diversas obras porque juega un papel relevante en el rendimiento de los materiales y en la calidad del proyecto. Las empresas contratistas pueden comprarla o arrendarla dependiendo de las necesidades y el presupuesto que tenga el proyecto.

Actualmente, la gama de maquinaria liviana disponible en el mercado es bastante amplia. Las más usadas para realizar faenas de hormigones, compactación y pavimentación son: cortadoras y alisadoras de pavimento, vibroapisonadores, placas compactadoras, niveladoras y pulidoras de superficies, bombas achicadoras, vibradores eléctricos y a gasolina, trompos de mezclas y martillos percutores hidráulicos, etc.

Aunque el precio es clave al momento de adquirirla, es necesario considerar otros factores también, como la calidad y la confiabilidad del producto ya que de esto depende la continuidad operativa del proyecto. Además, es necesario que exista una adecuada capacitación a los empleados con el fin de que hagan un buen uso de los equipos.

Una de las tendencias que se observa alrededor del mundo en la maquinaria liviana, es la automatización. Este avance tecnológico mejora el rendimiento y la precisión en los trabajos. Por ejemplo, la utilización de GPS en máquinas como la de pavimentación, aumenta la precisión vertical milimétrica en menor tiempo y ayuda al monitoreo continuo de la flota.

También, el desarrollo del diseño de los equipos mejoran la seguridad y la ergonomía, permitiéndole mayor confort y visibilidad al operador. El cambio de consumo de combustible a dispositivos electrónicos aumenta la rentabilidad de las compañías.

Por eso, es importante tener en cuenta este tipo de maquinaria dentro del inventario, ya que hace los proyectos más productivos y eficientes.