La firma TerraFirma Earth Technologies, ha instalado un nuevo sistema de tratamiento de desagüe y recolección del agua en una edificación de Estados Unidos.

Este sistema se creó por la problemática que desarrolló una construcción en EE.UU, porque en el momento de la excavación, existía la preocupación de que esta agua estuviera contaminada por tres fuentes: los productos químicos a partir de un negocio de limpieza en seco, hidrocarburos de una estación de combustible previamente demolida y metales disueltos que se producen de forma natural en la tierra.

Por estas razones, se diseñó un sistema que incluyó 11 pozos de extracción, una inyección en pozos, 42 pozos de mini-vacío, tres polietileno de alta densidad (HDPE), líneas múltiples de descarga de aguas subterráneas perimetrales y un sistema de tratamiento de las aguas subterráneas.

Según David Giles, presidente de TerraFirma, el diseño original incluía pozos deepwell de deshidratación destinados a reducir al mínimo la tasa de flujo de agua subterránea, en un esfuerzo para evitar la migración de las aguas potencialmente contaminadas.

Reduce costos

Este sistema significa añadir mini vacíos directamente a las fosas del edificio y un pozo de sumidero para la deshidratación permanente y para adaptarse mejor a la tierra actual y condiciones de la obra. Los pozos de inyección permanecen en su lugar después de la finalización de la construcción e incorporan un sistema de deshidratación separada permanente.

Debido a que la construcción estaba situada en un lugar con poca deposición de agua, por la complejidad de la excavación del sitio y las condiciones cambiantes, decidieron instalar dos áreas de asambleas de vacío para proporcionar la deshidratación a ese lugar.