Por: Constanza Triana Acevedo Directora de Vera Ikona Consultores

Hicimos este ejercicio: Le pedimos a un grupo de personas cerrar los ojos e imaginar que estaban en una obra. Luego les pedimos enumerar los tres objetos qué veían con mayor frecuencia. Los resultados en su respectivo orden (de mayor a menor) fueron ladrillos, hierro y acero.

Dado que usted está leyendo este artículo, le tenemos una propuesta. A continuación deje volar su imaginación e imagine que esos ladrillos, hierro y cemento son las materias que usted más vio durante su primaria, su bachillerato y su educación profesional, sea técnico, tecnólogo, profesional, especialista, magister o doctor.

Depende de su área es probable que haya llegado a la combinación: matemáticas, física, química o tal vez, español, sociales y ciencias naturales. Si es otra, le invitamos a escribirla.

Ahora permítanos esta comparación. Así como construir requiere de materiales duros como ladrillos, hierro y cemento (ya mezclado). Construir un buen profesional requiere de materias duras como las que todos vimos en la educación formal.

El punto es que al igual que en la construcción no todo puede ser dureza y rigidez, la estabilidad y sostenibilidad de la obra también dependen de la flexibilidad y resilencia. Tanto que estos aspectos se vuelven definitivos para seguir en pie o caerse ante los desastres naturales.

Ahora imagine que el desastre natural o la amenaza externa se llama exigencias actuales para ser atractivo en el mercado laboral. Esta es una forma de explicar como es que las “soft skills” o habilidades blandas, es decir, los cimientos sobre los que se construye un profesional más eficiente se han convertido en los nuevos protagonistas de una historia donde hasta hace unos años, sólo había espacio para la memoria y la rigidez.

El aprendizaje experiencial y las 5 habilidades blandas más valoradas

Hablar de habilidades blandas es sencillo. Adquirirlas también. Y hacerlo mientras se divierte es aún más efectivo y atractivo. La buena noticia es que sólo que requiere práctica y que uno de las mejores formas de lograrlo es el aprendizaje experiencial.

En Vera Ikona hemos construido nuestro top 5 de las habilidades blandas más solicitadas por los clientes. Estas son:

  1. Mente abierta para renunciar a la tentación de creer que nuestra opinión es la única y la más importante. Hoy es necesario construir ventanas para que entre la luz de otros puntos de vista.
  2. Sociabilidad: ¿Ya sabes cuánto mide tu capacidad de relacionarte con los demás? La promedias con tu acumulado de relaciones de calidad.
  3. Adaptación al cambio: La mejor lección está en las propiedades de los materiales flexibles. Es cuestión de aplicarlo en la vida diaria.
  4. Inteligencia emocional: Contrario a lo que se cree, no se trata de controlar las emociones. Se trata de aprender a administrarlas para usarlas a tu favor. El mundo de los grandes directivos ha demostrado que el riesgo de derrumbe es muy alto si se ignora el poder de las emociones.
  5. Autogestión: En la primaria y el bachillerato nos enseñaron a obedecer, pero en la vida real se trata de proponer. Dicho de otro modo de aprender a edificar.