Muchos hoteles, casas y hostales utilizan la baja temporada para realizar adecuaciones, renovaciones o mantenimiento a sus piscinas con el fin de que cuando lleguen las vacaciones, las personas estén dispuestas a recibir el mejor servicio y a disfrutar de todas las instalaciones del lugar.

Para ello, llaman a empresas contratistas que puedan realizar estos proyectos y los asesoren sobre las mejores opciones que se encuentran en el mercado. Sin embargo, estas empresas deben tener en cuenta que lo primero que se hace para mejorar y reciclar una piscina es aplicar los revestimientos, revisar los estados de sustratos, que no existan desprendimientos, fisuraciones o patologías no resueltas que tienen que ver con la formación de focos de humedad.

Todas estas tareas tienen métodos diferentes para tratarlos y productos específicos para implementar dependiendo del caso. Antes de aplicarlo es importante limpiar primero las superficies y luego suministrar un promotor de adherencia para que se pueda pegar correctamente los revestimientos.

Este procedimiento debe realizarse entre dos personas, ya sea aplicando un revestimiento atérmico Microsolarium o el Agua de Piedra. También, debe proporcionarse 10 m2 diarios para los dos casos hasta que se complete la labor.
Tenga en cuenta que para el mantenimiento no se recomienda el uso de hidrolavadoras.

Lo ideal para la limpieza del Microsolarium es con agua lavadina o limpiadores de piso de uso doméstico. Mientras que para el Agua de Piedra se usa el barre fondo.

Finalmente, es importante saber que existen diferentes tipos de piscinas hechas en distintos materiales como concreto, madera, acero, sintético o desmontable. Todas condicionadas a las necesidades y gustos del consumidor. Por lo que es necesario capacitarse en la manera como se realizan las reparaciones y adecuaciones necesarias para cada una de estas opciones.