Cada proyecto arquitectónico, renovación, construcción y diseño pasa por diferentes etapas. El término de estas son: obra negra, obra gris y obra blanca, es sumamente importante conocer su significado si está interesado en adquirir una vivienda o renovar una propiedad.

Lea también: 7 pautas para la prevención si usa transporte público.

Conozca la definición de estas tres etapas según lo informado por el medio digital “Architectural Digest México”.

La obra negra se describe como la primera fase del proyecto en la cual se realizan las acciones de delimitación del área de construcción, excavación, nivelación y cimentación, hasta concluir la obra externa con todos sus detalles estructurales como son los muros, losas, sus techos y tuberías principales. Es importante destacar que durante esta etapa el proyecto no es habitable y le falta una gran parte de los detalles finales.

La obra gris es el punto donde la construcción empieza a tomar la forma que se tiene del proyecto. En este procesos los muros de cerramiento y los muros de la vivienda se levantan, en ciertos casos agregan las tejas de los techos o la impermeabilización, también se termina de instalar las tuberías internas, los cableados y las conexiones de servicios públicos.

Con respecto a la obra blanca, se define como la última etapa de la construcción. En esta se instalan los acabados que definirán el estilo de la casa y la convierten en una habitable, además se añade la fontanería, la carpintería interior y exterior, acabados, soldaduras, revestimientos, pintura, cocina, baños y más.

Le recomendamos leer: IDU reactivó obras que generan más de 13 mil empleos.