Para el constructor la utilización de productos que representen ahorro en el uso de los recursos y un impacto socio – ambiental importante, es la oportunidad de unirse al grupo de profesionales que buscan aumentar la productividad, generando un entorno sostenible.

Usted como contratista debe estar a la vanguardia de lo que se está demandando. A continuación algunos materiales que le apuntan al ahorro de agua, uno de los requisitos solicitado por el Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos, institución creadora de la certificación LEED.

  • Sanitarios con válvulas ahorradoras: productos de bajo consumo de agua, que permiten un ahorro del 78 % de líquido.
  • Sanitarios de presión asistida: su muy bajo flujo de agua y tener una cámara de aire que permite la descarga representa disminución de gastos para el usuario.
  • Orinales secos: una trampa de olor patentada elimina la necesidad de agua, ahorrando un promedio mayor a 40.000 galones por unidad al año.
  • Humedales de flujo subsuperficiales: productos para el tratamiento de aguas grises o lluvias, utilizados en zonas verdes para un proceso casi natural.
  • Generadoras de agua potable a partir del aire: además de ahorrar espacio, permite potabilizar el líquido absorbiendo la humedad del aire.
  • Sistemas de reutilización de aguas lluvias: permite la disponibilidad de agua potable en lugares donde no existe red de alcantarillado. Ahorro en facturación de consumos.