Encontrar un sellador que cumpla con los requisitos que se buscan es un trabajo de alto detalle, pues de esa previa elección depende la calidad de los resultados. ¿Cómo tomar la mejor decisión?

Los selladores para roscas metálicas están diseñados para aplicaciones de alta o baja presión. Lo que el producto hace es llenar espacios entre las piezas roscadas y proporciona un sellado instantáneo.

Los selladores tienen algunas funciones fundamentales, entre las cuales están:

  • Prevenir fugas de gases y líquidos.
  • Polimerizan en ausencia de oxígeno.
  • Llenar las holguras entre parte dejando como resultado un cuerpo único.
  • Evitar la oxigenación en las piezas.

La demanda de selladores de mejor calidad ha crecido, por lo tanto la producción de los mismos ha evolucionado. En la actualidad se encuentra un sinnúmero de marcas en el mercado, pero no todos son recomendables. La elección se hace bajo las necesidades y preferencia de cada contratista. Le damos las características de los selladores más usados, debido a sus buenos resultados:

Hilo sellador:

  • Su sellamiento es rápido, limpio y económico.
  • No es necesario que el contratista tenga una capacitación especializada pues su aplicación es sencilla.
  • En el empaque se puede encontrar que cantidad se debe aplicar dependiendo la pieza y así hacer más efectiva su función.
  • De uso general para tuberías y conexiones roscadas.
  • Aprobado por el instituto británico Water Research Centre (WRC), cumple la norma BS 6920.

Adhesivos anaeróbicos:

  • En ausencia de oxígeno y en contacto con metales se activa la polimeración.
  • Se forma un cuerpo único el cual absorbe las vibraciones y choques, evitando un posible afloje de las piezas.
  • Es amigable con el medio ambiente pues no es contaminante, no tapa filtros y es de sencilla limpieza

Para finalizar, al momento de adquirir el sellador asegúrese que este tenga la homologación de aplicación; si es para piezas conductoras de gas, GLP o aire comprimido.