Materiales como el cemento, concreto, hormigón y hormigón armado siguen siendo la base de la construcción por su facilidad en el uso, técnicas depuradas, disponibilidad y uso de herramientas asociadas como hormigoneras, elevadores, herramientas de corte, entre otros.
Cada uno de estos tiene unas características especiales que los hace pertinentes para ser utilizados en ciertos espacios y estructuras, que son:

Cemento:
Gracias a que el cemento es un conglomerante hidráulico que mezclado con agua da como resultado productos que se endurecen, existen diferentes tipos de este material que son utilizados para diferentes propósitos.
Contiene silicato de calcio hidratado que le confiere propiedades adhesivas durante la mezcla. Cuando es hidratado puede aplicarse de distintas maneras y como parte integral de una estructura. Sus usos habituales tienen que ver con cimientos, calzadas y paredes de bloques o ladrillos.

Concreto:
Esta compuesto de cemento, agua y fragmentos agregados como arena fina o gruesa, gravilla y grava. Las variaciones en esta mezcla es lo que modifica las propiedades mecánicas y de aplicación del material.
Para lograr un producto más estable y duradero es necesario agregar las dimensiones adecuadas, similares a piedras pequeñas o unas más grandes. Teniendo en cuenta estos factores, el concreto va poder ser utilizado en distintos elementos estructurales que necesite la obra.

Hormigón:
La diferencia que existe entre hormigón y concreto tiene que ver con las proporciones y modos de empleo de los elementos; ya que son los mismos, salvo por distintas técnicas que se utilizan durante el proceso.
Dependiendo de la densidad de sus elementos, el hormigón puede ser ligero, normal o pesado. Otros aspecto en el que se diferencia del concreto es en la utilización de aditivos en una proporción menor al 1% del total de la masa total del compuesto. Estos elementos pueden acelerar, retardar o colorear el fraguado.
Como el concreto, al hormigón también se le puede añadir fibras, fluidificantes, impermeabilizantes, plastificantes, entre otros.
Una de sus características principales es que puede aguantar los efectos de compresión y tensión una vez sólido. Su problema radica en que para estructuras de mayor envergadura, necesita ser reforzado para soportar otras cargas mecánicas como la tracción y la flexión. De ahí que sea necesario incorporarle estructuras internas para hacerlo más estable.

Hormigón o Concreto Armado:
Se deriva de la inclusión de armaduras de acero que pueden ser barras o mallas para hacerlo más dinámico. También, se le pueden incorporar algunos tipos de fibras plásticas en diversas proporciones y en función de algún diseño específico.
Es el material más popular y se le da forma haciendo uso de encofrados que son moldes rígidos para su vaciado durante la obra. Se usa para hacer puentes, túneles, edificios, puertos, diques, entre otros.

Información tomada de: Umacon