El Instituto Nacional de Vías (INVÍAS), conmemora el día mundial de la bicicleta y ratifica su compromiso a través de su política de sostenibilidad que tiene como propósito armonizar las dimensiones técnica, social, ambiental, económica e institucional, en las fases de planeación, ejecución y operación de infraestructura de transporte y desarrolla proyectos amigables con el medio ambiente en los que se construyen espacios para el uso de este tradicional e importante medio de transporte para los colombianos.

Lea también: 5 recomendaciones si se moviliza a la obra en bicicleta.

“promover, a través de proyectos, el uso de medios de transporte que reduzcan las emisiones de dióxido de carbono es una prioridad para las entidades del sector. Por eso, las obras del INVÍAS buscan aportar al cumplimiento, por parte del Gobierno nacional, de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados por la Organización de Naciones Unidas”.

Ángela María Orozco, Ministra de Transporte.

Tal es el caso del Puente Pumarejo, que después de una inversión de $800.000 millones logró conectar a los departamentos de Atlántico y Magdalena. Una de las obras insignia de la ingeniería colombiana, en esta se construyeron 6,4 kilómetros de ciclorruta. De este total, 3,2 kilómetros se pusieron en marcha en diciembre pasado y el tramo restante en febrero, lo que beneficia a las más de 2000 familias aledañas al proyecto.

El Director General de la entidad, Juan Esteban Gil, señaló que “el INVÍAS tiene como pilar trabajar para el beneficio y provecho de las comunidades;  con la construcción de estos espacios exclusivos para los ciclistas buscamos mejorar y garantizar la movilidad y la seguridad vial de los amantes de este preciado deporte. A su vez, el Instituto trabaja en favor del desarrollo de una cultura de sostenibilidad y del transporte inclusivo”.

Otra obra que reúne estas características es la recién inaugurada doble calzada de la vía Armenia – Aeropuerto El Edén (con una inversión de $102.000 millones), en la que el INVÍAS construyó una ciclorruta de 7,6 kilómetros con la que se mejoró la seguridad vial de los ciclistas que contemplan el paisaje pedaleando en sus “caballitos de acero”.

Por último, en el departamento de Antioquia la entidad impulsa proyectos amigables con el medio ambiente destinando recursos de la enajenación de Isagen por más de $48.200 millones para la construcción de 25 kilómetros de ciclorrutas para los habitantes de Chigorodó, Carepa, Apartadó y Currulao, obras que se suman a los 2 kilómetros que ya fueron entregados a los habitantes de Bello.

De esta forma, la entidad, a través de sus infraestructuras modernas, eficientes y amigables con el medioambiente contribuye al cumplimiento de los objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por la Organización de la Naciones Unidas y que buscan, entre otros aspectos, “garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos y todas, en todas las edades”.

Otros temas de interés: Por qué practicar el distanciamiento social en las obras.