La construcción en seco es una opción en tendencia para proyectos de edificación y para trabajos de remodelación en vista de su versatilidad en el ciclo de instalación.

Uno de los materiales más comunes para este sistema de construcción es el drywall o placas de yeso, cuyo proceso de montaje comienza con el cálculo de número de placas requeridas y, posteriormente, la unión de estas con una técnica sencilla, pero precisa.

Realice el tomado de juntas

La nivelación de las placas debe ser la antesala a la unión de estas. El propósito de esa fase es asegurar la resistencia a la estructura juntando las placas y eliminando lo más posible la división entre cada una, denominado el tomado de juntas.

Para eliminar los espacios entre las juntas debe rellenarse con una pasta apropiada. Pero, adicionalmente, debe reforzarse con cinta para juntas, que ayuda a que la unión se fije con mayor precisión. De omitirse el uso de esta última herramientas es posible que las uniones se aflojen, pues no tiene un soporte para adherirse o formando grietas entre las uniones.

El paso a paso recomendado para unir las placas de drywall es una capa de masilla, posterior al encintado más una segunda capa de masilla, tapado de cinta con masilla, y una última capa de masilla.

Cada marca de placas de yeso, por lo general, ofrece productos específicos para la unión de drywall, pero el proceso para su unión puede seguir los pasos anteriores.

Le sugerimos: perfeccione el drywall con el acabado ideal

Elija la cinta de juntas adecuada

Cumpliendo el mismo propósito, la cinta de papel o la cinta tramada sellan los espacios entre las placas de drywall, con la diferencia que, la primera, retiene más el aire en el proceso de adhesión con la pasta.

La cinta de papel es asequible, se consigue en grosores de 5 centímetros de ancho y 75 o 150 metros de longitud, y garantiza su resistencia en vista de que es fabricada a base de celulosa, e integra lijado en ambas caras para aumentar su adherencia al sustrato.

Por su parte, la cinta tramada tiene un precio más elevado, está fabricada a base de fibra de vidrio, por lo que la superficie tiene un área de malla que permite el flujo de aire, es resistente a la humedad y al moho, característica que la hace apta para ser usadas en zonas húmedas (cocinas o baños).

La diferencia más radical entre estos dos tipos de cinta es la resistencia que otorgan a las placas de drywall; con las cintas de papel debe recurrirse al uso de tornillos, fuera de la masilla para juntas. Las cintas tramadas son mucho más robustas por el paso del flujo de aire a través de la cinta, logrando que la masilla se funda en esta y, en últimas, brindando estabilidad a la pared.

Tip: suele ocurrir que las juntas se agrietan, aun cuando se usa cinta tramada, y esto ocurre porque se usa la misma masilla que para la cinta de papel, masilla que se al secarse se encoge.

Use las herramientas auxiliares correctas

Existen soportes para colocar las cintas de juntas, una herramienta práctica con la que se pueden unir las placas de drywall más rápido y una forma más sencilla, ya que no es necesario sostener la cinta con una mano.

Sin embargo, para trabajos profesionales y especialmente para cintas tramadas, muchos prefieren usar pistolas de dispensación automática, que funcionan como un dispensador para cintas de embalaje, permitiendo aplicar la cinta directamente en paredes o techos.

Continúe leyendo: construyendo valor para el contratista