El sector de la construcción es, estadísticamente, uno de los más peligrosos para los trabajadores. En Estados Unidos, durante el 2015, cerca del 40% de las muertes en esta industria fueron causados por caídas, esto de acuerdo a un reporte de la Administración de Seguridad y Salud.

Para minimizar los riesgos y los problemas relacionados con la altura en el lugar de trabajo, puede seguir estas recomendaciones:

– Utilice el equipo adecuado:

Los trabajadores deben ser atados con correa a un arnés u otro elemento de seguridad que les impida caer y lastimarse. Igualmente, deben utilizar cascos, guantes y gafas de protección cuando sea necesario para evitar ser heridos con objetos o estructuras que caigan.

Cualquier equipo que experimente un impacto debe ser cambiado inmediatamente para evitar defectos en su implementación.

– Planifique adecuadamente:

Cualquier construcción debe detectar los posibles riesgos que implica a sus trabajadores, como la cantidad de tiempo que deberán gastar en su labor en las alturas, hasta dónde llegarán y la condición de la superficie en la que estarán trabajando.

Supervise continuamente el trabajo que se está realizando y solo asigne al personal más experimentado a esos puestos de trabajo.

– Asegure que las escaleras se utilicen con seguridad:

Estas herramientas deben ser lo suficientemente fuertes y adecuadas para realizar el trabajo. Procure mantenerlas alejadas de superficies húmedas, heladas, nevadas y fangosas; además, el terreno tiene que estar nivelado para que la escalera sea estable.

Los trabajadores deben utilizar una pistolera o cinturón de herramientas para llevar sus suministros, herramientas u otro equipo. Esto les permitirá tener las manos libres para moverse con seguridad hacia arriba y hacia abajo. Es preferible que los empleados no pasen más de 30 minutos en la escalera para que no se fatiguen demasiado y arriesgan una caída.

Mantenga un historial de accidentes en el trabajo en donde incluya la fecha y el lugar específico, la situación que llevó a que ocurriera y cualquier daño en la construcción.

*Artículo basado en las recomendaciones de Thomas J. Henry, abogado que representa a personas que han tenido accidentes laborales.