Antes de comenzar a pintar, es importante que se limpie primero la superficie ya sea con un equipo de limpieza a presión o un cepillo de empuñadura larga, agua y jabón. Luego lije los bordes ásperos de la superficie y limpie el polvo y las partículas que pudo haber dejado la lija.

Utilice las herramientas adecuadas para tener mejor calidad. A continuación, siga los siguientes consejos para pintar de manera adecuada las superficies exteriores:

1. Entienda el comportamiento del clima. Esto le ayudará a que la pintura quede de manera uniforme, firme y duradera.

2. Es mejor pintar exteriores en condiciones metereológicas agradables, idealmente con una temperatura superior a los 50 grados F. Preferiblemente cuando no hay demasiado viento.

3. Cuando hayan días calurosos, evite pintar bajo la luz solar directa porque las superficies pueden ser 10 y 20 grados más calientes que la temperatura del aire.

4. Comience pintando la parte sombreada del proyecto o hágalo en las primeras horas de la mañana.

5. Las altas temperaturas reducen el tiempo de secado, pero puede hacer la aplicación más difícil, ya que pone en peligro la fluidez y el nivelado del producto.

También tenga en cuenta que el ambiente perfecto para aplicar acabados y barnices es el seco. Ya que mantiene un ambiente libre de polvo y se logra un acabado de calidad con brillo. Por otro lado, es fundamental no aplicar estos productos por la tarde porque puede que la humedad relativa supere el 80% o puede que se presenten cambios de temperatura que afecten el curado químico de estos productos.