Uno de los riesgos que tienen los contratistas tiene que ver con el manejo de la corriente eléctrica y la electrocución. Por ejemplo, un toma de corriente antiguo o un cable rasgado pueden desencadenar consecuencias importantes para nuestra salud o incluso nuestra vida. Sin embargo, la mayoría de los accidentes pueden evitarse si adoptamos medidas de seguridad.

Ante esto, Schneider Electric diseñó dispositivos que garantizan la seguridad eléctrica, como Aparamenta Acti9, un sistema modular que confianza y eficiencia a las instalaciones de distribución eléctrica.

También, nos propone a continuación algunas soluciones para eliminar los principales riesgos de electrocución:

TOMAS DE CORRIENTE:

Problema:  son la principal fuente de electrocuciones y, por eso, es obligatorio que todos los edificios cumplan con unas medidas de seguridad especiales. Sin embargo, las tomas de corriente pueden agrietarse y dejar a la vista algunos cables.

Solución:  es necesario escoger un toma de corriente con obturador, un sistema que cierra el acceso a los cables cuando se desconecta el enchufe. Pero, sobre todo, debemos recordar que la mejor garantía para la seguridad es una marca con renombre. No es el momento de ahorrar en calidad.

CABLES:

Problema:  están por todas partes y, en algunas pueden estar expuestos a condiciones adversas o acabar aplastados por muebles.

Solución:  debemos reemplazar de inmediato cualquier cable dañado y asegurarnos que el circuito eléctrico está protegido con un breaker o taco diferencial, el cual protege a las personas de los contactos indirectos.

EN EL BAÑO:

Problema:  si en algún rincón de la casa el agua y la electricidad pueden encontrarse con más facilidad, es el baño. El uso de pequeños electrodomésticos como secadores o máquinas de afeitar aumentan el peligro.

Solución:  debemos seguir una norma fundamental: si alguno de estos aparatos cae al agua, nunca debemos recogerlo directamente. Antes, debemos desconectarlo. No obstante, la base de toda protección es asegurarnos de que la instalación cumple con el Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas- RETIE, que a su vez está basado en diferentes normas técnicas nacionales e internacionales.

En definitiva, la seguridad es un asunto muy serio, por lo que debemos capacitar al personal sobre los peligros de la electrocución. Schneider Electric, líder en transformación digital de gestión de energía y automatización, trabaja en estrecha colaboración con electricistas y les ofrece formación actualizada para garantizar que conocen los últimos productos y regulaciones.