Los vídrios deben estar colocados de tal forma que en ningún momento puedan sufrir esfuerzos debidos a : Contracciones o dilataciones del propio vídrio. A continuación algunos consejos para hacerlo de forma correcta.

Los vidrios son parte esencial en una construcción, ya sea porque el espacio lo requiere o por decoración. Hay diferentes consejos a tener en cuenta para realizar una instalación sin inconvenientes.

– Compruebe el estado de la pared: es necesario hacer el montaje sobre una superficie seca y limpia. Además, debe ser uno muro que pueda humedecerse.

– Preste atención a las irregularidades de la pared o superficie. Un espacio liso le permite al vidrio adherirse sin complicaciones.

– Haga los cortes necesarios: en ocasiones deberá realizar cortes especiales dependiendo de lo que el muro tenga. Puede tener tomas de corriente, ventilaciones, desagües sanitarios, entre otros.

– Dependiendo de la superficie y el tamaño del vidrio, puede utilizar cemento adhesivo, silicona, cinta adhesiva doble faz, tornillos, un marco o sujeción mecánica para fijarlo a la pared.

– Evite arañar o rayar la parte posterior del vidrio para evitar la oxidación de la pintura, lo que traería manchas visibles.

Aplique un tratamiento previo con primer cuando instale sobre superficies agresivas.

– Los marcos de acero y maderos deben pintarse antes de la colocación de los vidrios. Así como no deben tener grasas u otro materiales orgánicas.