Para usted contratista, que trabaja constantemente con personas, es indispensable conocer y fortalecer sus capacidades de liderazgo para obtener una buena comunicación y ambiente laboral.

construccion-area

 Conseguir que su grupo de colaboradores trabaje de manera agradable, con buena disposición y honestidad, es su labor principal y hará que todos se sientan parte del equipo y en confianza con usted. A continuación, encontrará siete consejos para fortalecer sus competencias de liderazgo:

  •  Priorizar la comunicación interna es importante para que sus empleados se sientan valiosos y de la misma manera respalden sus decisiones. Esto se logra escuchando todas las opiniones incluso las negativas; como buen líder deberá mantener una disposición de escucha.
  • Es fundamental que su grupo de trabajo conozcan la misión y visión del proyecto; un equipo alineado puede tener éxito siempre y cuando la proyección sea la misma para todos, con el fin de lograr unión y compañerismo.
  • Siempre inyectar a su equipo de trabajo una dosis de positivismo ante cualquier adversidad, mostrándoles grandes beneficios en vez de problemas, hará que su grupo se sienta respaldado y protegido ante cualquier situación y podrá confiar plenamente en sus capacidades como líder.
  • Interfiera solo cuando sea necesario. BrÍndele la confianza a su grupo de adquirir responsabilidades frente a diferentes situaciones y en caso de cometer algún error, que sientan la libertad de corregirlo por sí solos.
  • Identifique las habilidades de cada persona. No ponga gente a trabajar porque sí. Cuando contrate personal especializado, utilícelos en lo que saben hacer, no gaste su dinero innecesariamente. También logrará que su equipo confíe en sus capacidades de selección y se sientan seguros al trabajar con usted.
  • Dar las herramientas necesarias para que su grupo pueda realizar todas sus tareas sin contratiempos, permitiendo alcanzar los objetivos del proyecto.
  • Controle sus reacciones. Cada persona merece su espacio y respeto, no olvide siempre ser amable y cortés ante cualquier situación incomoda que se presente.