Hace poco el mundo presenció el incendio de un edificio en Londres y otro en Lima que dejó no solo incalculables pérdidas materiales y monetarias, sino que también cobró la vida de varias personas.

Este tipo de emergencias ha hecho que el sector constructor, contratista y en general, todas las personas, reflexionen sobre la correcta aplicación de diferentes medios de protección contra incendios.

Estos van desde la prevención, el cumplimiento de la normativa y una legislación estricta en los sistemas de alarma y aspersores. También, sobre el uso de materiales de construcción que aislen las llamas y retrasen su propagación, permitiendo que se ejecute la evacuación de las personas y facilitando el trabajo de los bomberos.

“El riesgo de incendio es latente, como se ha evidenciado las últimas semanas. Por eso, es necesario mayor rigurosidad en la norma y contemplar el uso de materiales resistentes al fuego, que sigan funcionando, incluso, cuando el siniestro haya superado las expectativas y las alarmas y aspersores sean insuficientes”, aseguró Astrid García, jefe del departamento técnico de Promat, en una entrevista para Capital.

Para ella, la cultura de la seguridad nace desde las autoridades, quienes están encargadas de fomentar el cumplimiento y la actualización de las normas.

Dentro de los sistemas de protección que propone para que estos incidentes no sucedan más en el mundo, están que todas las edificaciones tengan sistemas de protección pasiva contra incendios. Esto quiere decir que se consideren materiales diferentes, sistemas y técnicas que ayuden a prevenir la aparición de un incendio.

“Existen soluciones de construcción con certificaciones internacionales de resistencia al fuego, que deberían ser obligatorios en las construcciones, como muros cortafuego, sellado de pases eléctricos y bandejas de cable, cielos rasos con placas de fibrosilicato, así como protección de estructuras de acero y de ductos de ventilación, entre otras cosas” dijo García en una entrevista para Capital. Este tipo de tecnología funciona para cualquier tipo de edificaciones. Inclusive para una industria como la petroquímica.

Tenerlos en cuenta a la hora de realizar sus obras es fundamental para evitar cualquier tipo de accidentes. Aunque no son obligatorios, son una excelente herramienta para cuidar el inmueble y la vida las personas. Además de que ayudan a que su empresa contratista no se le generen pérdidas de dinero y tenga mayor credibilidad en los clientes.