Para este año, se generan los procesos de activación en cuanto al mejoramiento de la salud para la construcción de los edificios. Contar con un edificio saludable es fundamental para el bienestar, felicidad y satisfacción de quienes ingresan, lo cual genera reconocimiento en sus proyectos y mayor rentabilidad para usted.

Es  necesario conocer de qué manera afecta o beneficia la salud de las personas que ingresan a un espacio. Esto se logra rastreando y evaluando los indicadores de rendimiento de salud o HPI, que generan dicha información y logran optimizar los edificios en pro de la salud humana y el bienestar global de las personas que allí trabajan.

Este es un nuevo enfoque llamado “Buildingomics” que, además, permite ver las formas de cuantificar y comunicar los indicadores de desempeño de salud y generar un aumento de productividad en la obra.

El programa y  equipo de edificios saludables de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, logró rescatar nueve fundamentos de un edificio saludable, dándole un toque estandarizado y holístico en el  interior de oficinas, hogares, escuelas y aviones, con el fin de conocer la calidad del aire, temperatura, humedad, ventilación, ocupación, ruido, seguridad, etc.

También le puede interesar: Tendencias de construcción que podrían afectar su negocio

Salud en la obra

A continuación, le mostramos los nueve cimientos clave para el funcionamiento de una construcción y generar el bienestar deseado para todas las personas través de “edificios saludables”:

  1. Es primordial instalar un buen sistema de ventilación que le permita controlar la fuente de olores, productos químicos y dióxido de carbono, eliminando el 75% de las fracciones de tamaño de partícula, incluso el nano. Usted deberá encargarse de programar el mantenimiento y limpieza adecuada, supervisando la ventilación en tiempo real para prevenir y resolver las afecciones.
  2. Mantener la calidad del aire es vital. Elija suministros y materiales para la construcción que no contengan  un alto nivel de químicos. Puede escoger emisiones para limitar las fuentes de compuestos orgánicos, volátiles y semivolátiles, además de verificar los contaminantes como plomo, PCB  asbesto. No olvide mantener los niveles de humedad entre 30-60% para mitigar los problemas de olores.
  3. Cumpla con los estándares de agua potable. Como primera medida, es necesario instalar un purificador de agua para eliminar los contaminantes y residuos que se podrían generar. Luego, debe asegurarse de controlar los microbios previniendo el estancamiento de las tuberías y los niveles de desinfectante.
  4. Proporcionar un control térmico que cumpla con los estándares mínimos de confort. Es necesario examinar entonces el espacio y el número de personas que circularán en la zona, y así poder controlar la temperatura y humedad previniendo futuros daños.
  5. La limpieza de la superficies es fundamental para eliminar el polvo, placas y suciedad, además de sustancias químicas, alérgenos y metales. Es posible generar una limpieza profunda con aspiradoras de filtro de alta eficiencia y desarrollando un plan de manejo integrado de plagas con enfoque en medidas preventivas (como el sellado de los puntos de entrada), evitando y eliminando basura.
  6. Aproveche la intensidad de la luz del día enriquecida en azul (480 nm), manteniendo el confort visual y evitando deslumbramientos. Procure utilizarlo para zonas que generen tranquilidad. Procure mantener buena fachada de iluminación, es decir, intente brindar líneas directas de visión a las ventanas exteriores, además de incorporar la naturaleza en el diseño.
  7. ¡No más a la contaminación auditiva! proteja su obra contra los ruidos del aire libre como el  tráfico, los aviones y hasta otras construcciones que estén cerca a la suya. Es necesario que proporcione espacios que minimicen el ruido de fondo a 35db para el trabajo desocupado y las áreas de aprendizaje, y un tiempo de reverberación máximo de 0.7 segundos.
  8. Es posible que al momento de realizar la inspección, se encuentren puntos de condensación y evidencias de humedad, generando moho y microorganismos que dañan los materiales, los techos y equipos de climatización (HVAC). Diríjase a la fuente de humedad, séquelos o cámbielos por unos nuevos.
  9. No olvide que debe proporcionar seguridad y protección, sobretodo contra incendios en áreas comunes como escaleras, estacionamientos y entradas. Entonces también deben estar bien iluminados y con letreros de SALIDA DE EMERGENCIA bien claros en caso de algún accidente. Pueden implementar el uso de la tecnología a través del vídeo monitoreo, patrullas interactivas e informes de incidentes.

Fuente: Facilitiesnet

Vea también: Lesiones fatales en la obra