A través del proceso de planificación financiera se busca, en un plazo de tiempo determinado, establecer un equilibrio económico en todos los niveles de la empresa, de tal forma que todos los recursos destinados a las actividades estén invertidos en la generación de resultados positivos.

Las pequeñas y medianas empresas buscan contar con una estrategia de planificación bien constituida, que les permita contar con un plan de acción a corto, mediano y largo plazo. Esto dará como resultado cumplir de manera eficiente y satisfactoria con cada uno de los objetivos planteados.

Contratista, tenga en cuenta estos tips para una correcta y satisfactoria planificación financiera empresarial:

Desarrolle una Planeación Estratégica

El primer paso para desarrollar una planeación financiera eficiente, es definir el plan estratégico de la organización. Este plan adopta decisiones en forma numérica y cualitativa, con una estimación lo más cerca posible del carácter futuro de estas decisiones, organizando en forma sistemática todos los propósitos y esfuerzos necesarios para ejecutarlas.

Una vez definidos los propósitos, se procede a expresar estos en forma numérica. De esta forma de se puedan medir los resultados comparándolos con las expectativas plasmadas en el plan.

Haga un estudio detallado de la situación actual del negocio

Aquí debe dar a conocer las limitaciones y recursos actuales de la empresa, que van a determinar, a corto plazo, lo que se puede y no se puede hacer. Para que este análisis sea eficaz, se debe contar con información contable y financiera veraz y exacta; esto con la finalidad de no cometer ningún error desde el inicio.

Definir objetivos y plazos de realización

La empresa deberá realizar un listado de objetivos medibles, alcanzables y que tengan un fin determinado, que se conviertan en prioridad; lo que permita evaluar cómo es que se desenvolverán en el rubro al que pertenezcan.

Se debe delegar a un responsable que se involucre en los proyectos estratégicos de toda la organización y que desarrolle un plan de acción en el que se detalle el presupuesto, personal, horas de trabajo, expertise, entre otros recursos, que se destinarán a cada objetivo.

Elabore correctamente el presupuesto

El presupuesto es el apoyo fundamental en una planeación financiera y consiste en modelar financieramente los propósitos y planes de la organización. El Presupuesto es un plan integrador y coordinador que se expresa en términos financieros con respecto a las operaciones y recursos que forman parte de una empresa elaborado mensualmente, con el fin de lograr los objetivos fijados por toda la organización en el corto plazo.

Asegúrese de que el proceso de planeación financiera y presupuestal es eficiente

Para un eficiente proceso de planeación financiera y presupuestal, es fundamental realizar la ejecución presupuestal, proceso que consiste en validar si los compromisos y metas financieras y estratégicas se están cumpliendo de acuerdo a lo planeado y aprobado.

Una vez analizadas las desviaciones mes a mes, se propone tomar decisiones inmediatas para corregir las desviaciones presentadas, estableciendo planes de acción inmediata tendientes a lograr el cumplimiento de los objetivos e indicadores establecidos. Igualmente, se deberá efectuar con todo el equipo de dirección de la compañía, un análisis trimestral de los estados financieros y de la misma manera generar los correctivos en aquellas cifras que presenten desviaciones relevantes.

 

También le puede interesar: 5 recomendaciones para ser un contratista exitoso

 

La planificación financiera requiere, de manera indispensable, el seguimiento de indicadores que permitan el monitoreo constante del avance de los objetivos planteados. Esto va a permitir el control y manejo de riesgos externos a la empresa, que puedan desviarnos de cumplir con las metas propuestas.

De esta forma, y siguiendo los puntos mencionados, el planeamiento financiero debe considerarse como una actividad que, a medida que se va ejecutando, se convierte en una herramienta fundamental y esencial para lograr los objetivos propuestos, a nivel empresarial; y que, de esa manera, se logré el éxito esperado sin caer en riesgos.