Para este año, el gobierno ha predispuesto la construcción de nuevas carreteras, puertos, aeropuertos y corredores férreos en el país, que ha hecho que la disponibilidad requerida de maquinaria amarilla para el cumplimiento de estos proyectos llegue a no ser la suficiente, lo que puede convertirse en un problema para los constructores a la hora de efectuar el cronograma de sus actividades y desarrollar su presupuesto.

Por eso, se hace cada vez más necesario contar con maquinaria con tiempo anticipado para poder cumplir con las metas estipuladas. El 90% del equipo utilizado para la ejecución de estas obras es importado y proviene principalmente de países como Corea, Japón, Suecia y EE.UU. requieren de una inversión aproximada de $45 millones de dólares.

La compra de estas maquinarias son una inversión para las empresas contratistas que pueden utilizarlas para sus propios proyectos o rentarlas por un tiempo específico. Esto ayuda a que la empresa responda a las necesidades variables del mercado.

Ahora bien, la maquinaria debe ofrecer a sus clientes los últimos avances en sistemas mecánicos, sistemas automatizados y tecnología de punta que contribuyan a obtener un mayor rendimiento y calidad en las obras. Asegúrese de verificar estos detalles al momento de invertir.

Si se quiere meter en este negocio, asegúrese de proveerle a sus clientes equipos como compactadoras, extendedoras, recicladoras, motoniveladoras, cargadores, retroexcavadoras, entre otros vehículos de construcción.

Tenga presente que los proyectos estatales requieren que las empresas contratistas cuenten dentro de su inventario con maquinaria actualizada y técnicas mucho más avanzadas. Son una oportunidad para obtener negocios importantes y recuperar las inversiones de su empresa con importantes ganancias.