El barniz es definido como una capa protectora transparente cuya aplicación se puede realizar en diferentes superficies como madero, ladrillo, cemento, piedra, entre otros. Tiene como objetivo proteger el material de la acción de los agentes atmosféricos cuando se coloca en el exterior.

También, busca proteger y dar belleza , a la vez de resistencia física y química al elemento si se utiliza en interiores.

Puede admitir tintes y colorantes para modificar su color y tono. Suele ser muy utilizado para trabajar la madera. A diferencia de las ceras y aceites, el barniz crea una auténtica capa protectora impermeable.

Existen diferentes tipos de barniz que generan efectos diferentes sobre el material. Entre estos encontramos:

1. Barniz brillante: Está altamente purificado y por eso genera un acabado brillante sobre la obra. Tiene gran adherencia y durabilidad. Impermeabiliza cualquier elemento ya pintado. Funciona en exteriores e interiores.

2. Barniz mate: Tiene las mismas características que el barniz brillante, solo que tiene una terminación mate. Su secado es rápido y puede ser aplicado con pincel o esponja.

3. Barniz satinado: Es más brillante que el barniz mate, por lo que resiste más las manchas. Es ideal para superficies que tienen madera, como muebles, puertas, etc.

4. Barniz fijador: Puede ser mate o brillante. Es ideal para preservar óleos, acrílicos, tiza, pastel, etc.
Para aplicarlo es fundamental que se tenga en cuenta que la superficie esté limpia, seca, sin grasa o polvo. No se debe aplicar con lluvia o en temperaturas extremas.

¿Cómo se aplica?

Cerca de un kilo de barniz funciona para aplicar 12 m2. Sin embargo, su rendimiento también depende de la superficie, el estado, los huecos y moldaduras, entre otros.

Para aplicarlo se debe en un inicio lijar la madera o el material en el que se va aplicar el barniz. Si es una madera nueva, por ejemplo, se debe aplicar una primera capa muy diluida. Se debe colocar dos o tres manos de barniz sin diluir lijando entre mano y mano suavemente para mejorar la adherencia entre capas.

En cambio si es madera vieja se debe después de lijar, lavar con detergente, aclarar bien y dejar secar. Después, se debe pasar el disolvente por las gritas para eliminar el resto de ceras y abrillantadoras con el fin de que quede como madera nueva.

Para aplicarlo es fundamental tener en cuenta el tipo de brocha con la que se aplica el barniz. Por ejemplo: la brocha plana grande funciona perfecto para barnizar las superficies lisas, en cambio la brocha plana pequeña funciona mejor en superficies pequeñas. Por otro lado, la brocha plana con mango acodado es buena el interior de los radiadores y el pincel pequeño para perfilar el barnizado.

Finalmente, Contratista recuerde que para lograr los resultados más hermosos, duraderos y asegurar nuevos contratos es necesario aplicar los productos de la mejor calidad, ya que estos aseguran que su trabajo no se va a dañar rápidamente.

Información tomada de: pintomicasa.com y http://bricolaje.facilisimo.com