Uno de los aspectos más importante a la hora de elegir el equipo de soldadura adecuado es el uso que se piensa darle, así como la experiencia a la hora de manejar estos instrumentos.

El equipo de soldadura es indispensable en el proceso de soldadura, el cual crea la fusión o unión de dos o más materiales (metálicos o termoplásticos), mediante la aplicación de calor o presión.

La manipulación de esta herramienta requiere conocimientos específicos de la máquina, en sus controles y electricidad, así como el uso de elementos de protección personal adecuados. A continuación le damos algunos consejos para elegir el mejor equipo.

Por otro lado, según el portal informaciondeherramientas.com, es fundamental la Frecuencia de trabajo, si se soldará de manera ocasional, o si se hará un uso intensivo. De igual forma, la potencia del equipo, ya que si será para uso moderado el equipo indicado sería una máquina de 40 a 130 A.

Así mismo, otro aspecto relevante es entender los tipos de equipos de soldadura disponibles y sus características:

Soldadura por arco: en esta máquina el arco eléctrico se produce entre la pieza y un electrodo metálico recubierto, que lo protege hasta antes de la fusión. Según el portal Demaquinasyherramientas.com, se recomienda reponer los electrodos, ya que se usan con frecuencia y su desgaste es continuo.

Soldadura por arco sumergido: esta técnica hace uso del flujo continuo de material protector en polvo o granulado, que en el proceso de soldadura no se utiliza del todo, así que las sobras se pueden reutilizar. Este tipo de polvo se encarga, principalmente, de proteger el arco.

Soldadura por electrodo consumible protegido (MIG): En esta soldadura el gas es inerte, por lo que no participa en modo alguno en la reacción de soldadura. Su función es proteger la zona crítica de la soldadura de oxidaciones e impurezas exteriores.

Soldadura por electrodo no consumible protegido: emplea un chorro de gas que impide la contaminación de la junta cuando se realiza la unión. En este tipo de soldadura se utilizan gases como el dióxido de carbono o el argón mezclado con oxígeno. Cabe destacar que sólo se puede usar para soldar acero, por lo que su uso queda restringido.