*Información proporcionada por Mundial de Tornillos.

Autores:

  • Ing. Francisco Verastegui, jefe de linea herramientas para Colombia de Mundial de Tornillos
  • Ivo Piazza, departamento de ingeniería y capacitación, Fischer Latinoamérica.

Los anclajes químicos se desarrollan basados en la idea de fijar una varilla roscada o barra de acero de construcción de metal de alta resistencia a concreto fisurado o no fisurado (ya curado) a rocas. Adicionalmente, le da la posibilidad de efectuar aplicaciones a paredes de ladrillo sustituyendo los anclajes mecánicos o por golpe, aplicando una resina rígida.

Los anclajes químicos son elaborados a base de resinas, las cuales le permiten obtener los beneficios mencionados. Las diferentes resinas que se utilizar, se diferencian por el tipo de aplicación y químico requerido; existen las de poliéster, de viniléster y las resinas epóxicas.

Las químicos poliéster se caracterizan por una excelente relación entre calidad y precio, sin embrago, no se pueden aplicar en el hormigón, debido al peligro generado por la hidrolisis alcalina que podría –en un tiempo de mediano a largo plazo– complicar la resistencia del sistema de anclaje.

Por ellos, solo se aplican para usos artesanales o en mamposterías, como la fijación de puertas y ventanas, sistemas de calor e hidráulica y sistemas de estructura ligeros.

Las resinas viniléster se identifican por un alto soporte a las acciones de fuerzas mecánicas y aguante a la hidrolisis alcalina; además, son óptimas para fijaciones de larga resistencia en las construcciones.

Por otro lado, los morteros epóxicos son reconocidos por brindar una mayor resistencia mecánica y mejor adherencia en las perforaciones hechas por brocas de diamante, pero con estos, se sacrifica el tiempo de curado, el cual es poco más o menos diez veces mayor al de los viniléster.

Lea también: Claves en la sanitización de los espacios de obra/.

¿Cómo se aplican?

Este producto es inyectado en la perforación la cual debe estar limpia por bombas eléctricas o manuales para proporcionar una mejor adherencia en las paredes de la perforación. Es ideal utilizar, además de la bomba sopladora, cepillos metálicos para lograr remover cualquier escoria adherida a las paredes por la fricción generada por la broca al momento de crear la perforación. Lo que se busca es quede lo más limpia posible.

En ladrillos huecos se realiza la perforación y posteriormente se empotra en el orificio un tamiz o cilindro hueco al que se le inyecta la fijación química.

Webinar de anclajes químicos

Conéctese con Mundial de Tornillos y Fisher el próximo martes en el webinar ‘El anclaje químico indicado para proyectos de altas especificaciones’. 

Preinscríbase acá: https://bit.ly/2y5Q5Ej