En Colombia, más del 50% de las construcciones siguen siendo informales, es decir, son construidas sin las licencias y permisos adecuados, con materiales cuya calidad no es controlada y sin sistemas adecuados de supervisión en su construcción.

Emprender acciones que fortalezcan la capacidad técnica de los entes territoriales, promover el desarrollo de una red de laboratorios acreditados para ensayos de materiales de construcción y fomentar el conocimiento de las disposiciones existentes entre todo el sector, es un asunto prioritario que debe interesar a todos los actores del sector.

Es usual que en ciudades grandes, medianas y pequeñas, sigan conviviendo construcciones formales con construcciones informales, sin que a los ojos del ciudadano común se pueda detectar si los materiales de construcción utilizados, cumplen con las características técnicas necesarias, o si los ensayos de comprobación de calidad fueron debidamente ejecutados en laboratorios idóneos o si esos materiales provienen de fuentes legales.


"En construcciones de menos de 2 mil metros de área, que comprenden un gran porcentaje de las obras actuales en el país, no se exige una supervisión técnica obligatoria y tampoco existen herramientas que permitan a las autoridades ejercer un control técnico. Siendo la vivienda la mayor inversión en la vida de la mayoría de colombianos, debemos pensar en alternativas prácticas que ayuden a las autoridades a prevenir que inescrupulosos aprovechen vacíos técnicos y sometan a riesgos innecesarios a los compradores"
- Manuel Lascarro, director general de Asocreto.

 

Sumado a ello, la agremiación estima que menos del 30% de los proyectos en desarrollo, están realizando ensayos de control de calidad de los materiales que consumen, como concreto, cemento, ladrillo o acero, y que se incumple lo dispuesto en el Código Colombiano de Construcciones Sismoresistentes y las normas técnicas que hacen parte de ese código.

“A raíz de lo sucedido en el Edificio Space y otros casos de resonancia nacional, el Gobierno Nacional, ha venido expidiendo reglamentaciones que aunque buscan precisar responsabilidades en los sistemas de aseguramiento de calidad de los proyectos, aún no ha sido debidamente entendida por algunos profesionales y autoridades encargadas del control”, explicó el dirigente gremial.

 

También le puede interesar: Conozca en qué consiste la norma que regula los residuos que dejan las constructoras

 

Norma NSR-10 y sus actualizaciones

Existen tres aspectos que son cruciales para entender lo que exige la norma hoy en día:

  1. Comprender la relevancia de la supervisión técnica de las edificaciones
  2. Analizar las indicaciones frente a los elementos no estructurales de las edificaciones, algo que muchas veces es un elemento secundario, pero que en caso de sismos y terremotos, puede terminar ocasionando graves accidentes.
  3. Destacar la responsabilidad profesional de los diseñadores de obra.

Finalmente, el gremio destaca que el papel “De los mandatarios locales en mitigar la informalidad es crucial, pues tienen bajo su responsabilidad el control de las construcciones en su jurisdicción y por eso es necesario que conozcan con mayor profundidad los alcances de las últimas resoluciones relativas a la supervisión técnica de edificaciones, de forma tal que tengan mejores elementos de juicio al ejercer vigilancia sobre estos temas y prevenir riesgos que pueden afectar a la población”, añadió Lascarro.

Así mismo, las curadurías urbanas, juegan un papel fundamental para proteger el patrimonio de los colombianos, “les hacemos un llamado para que fortalezcan su capacidad técnica a través de herramientas que les permitan ejercen un mejor control urbano de las edificaciones”, puntualizó Lascarro.