Son muchas las dificultades que se presentan en el proceso de contratación, bien sea  en el inicio, planificación, ejecución, control  o en el  cierre del proyecto. De cualquier manera siempre encontrará baches en el camino.

seguridad contratista

Gracias a la inversión extranjera del país, se genera una promesa de crecimiento económico, dando lugar al desarrollo de grandes construcciones. Sin embargo, muchos de estos proyectos se atrasan debido a los errores o “pecados” que cometen, poniendo en riesgo la competitividad y el desarrollo del país.

Por esto es importante que usted este  informado sobre la ley 80 de 1993 y sus decretos, que están debidamente reglamentados. Además de conocer  el libro PMBOK (Project Management Body of Knowledge), en donde presentan pautas y normas para la gestión de proyectos.

 

Vea también: Recomendaciones para ser un contratista de éxito

Abrimos un espacio para generar conciencia sobre los riesgos que conllevan las obras de construcción. A continuación le mencionamos siete “pecados capitales” de los que debe huir para disminuir los riesgos de corrupción y la mala ejecución en la obra:

  • No analizar los costos antes de lanzarse al ruedo. Usted no puede hacerlo sin antes tener un análisis financiero de lo que podría costarle a la economía del país su obra. Implemente las bases de datos para gestionar dicha información que atienda a la realidad del proyecto.
  • Sacarle provecho a los contratos, tratando de minimizar gastos. Está bien generar ahorro en su proyecto, pero sin exagerar. Trabaje con buenos productos y personal de calidad. Su labor es brindar soluciones técnicas duraderas y económicas, sin poner por encima sus intereses económicos. Así verá como sus negocios aumentarán.
  •  Cambiar los diseños de licitación. Cambiarlos cuando ya están contratados refleja su falta de  conocimiento y análisis previo a la contratación. Con esto solo generará que su presupuesto actual aumente y pierda confianza con sus clientes.
  • Ofrecer recursos con los que no cuenta y además hacer mal uso de los que tiene, afectando la ejecución de la obra y al espacio público. No contar con un correcto plan de manejo de tráfico y omitir las normas planteadas, además de  construir sin licencias  y  realizar conexiones clandestinas de servicios públicos, dañará su imagen.
  • Ser líder de diferentes redes de construcción que no están cobijadas bajo la ley.
  • Utilizar materiales deficientes en cuanto a calidad o especificaciones. Esto solo genera deterioro en las obras a largo plazo, sumado a las grandes pérdidas de dinero y de horas de trabajo.
  • Los aires de grandeza y el afán por hacer cada día más dinero, sin importar los honorarios y las utilidades lícitas del ejercicio de la profesión es un arma de doble filo hacia la corrupción. Por lo general, esos personajes con humos elevados suelen ofrecer mucho y hacer poco para cumplir con los requisitos exigidos por el Gobierno Nacional en materia financiera, técnica o jurídica durante las propuestas.

También le puede interesar: Lesiones fatales en la obra

Convierta estos siete pecados capitales en enseñanzas y compártalos con el mundo para generar conciencia de lo mucho que usted como contratista tiene en sus manos.

Fuente: Construdata