El acero junto con el concreto, representa rapidez, ventajas y calidad en los nuevos sistemas constructivos complementarios.

bloques acero

Estos materiales seguirán siendo dos de los productos por excelencia en las obras de construcción.
Sin embargo, todavía existe desconocimiento sobre sus conceptos, aplicaciones y usos. A continuación algunas sugerencias para tener en cuenta antes de seguir trabajando con estos materiales.

¿Está trabajando con el mortero ideal?
Dentro de las prestaciones que ofrece un mortero debemos distinguir dos etapas diferenciadas por su estado físico, que se denominan estado fresco y estado endurecido:

Mortero 300x200

  • La primera responde a la fase del mortero una vez mezclado y amasado. En esta etapa el
    mortero es plástico y trabajable, lo que permite su puesta en obra.
  • Superada esta fase el mortero endurece hasta consolidarse. Por ello, es preciso diferenciar diversas propiedades y exigencias en función del estado en que se encuentre el mortero.
  • Las propiedades relativas al estado fresco se relacionan con la puesta en obra e influirán principalmente en el rendimiento y la calidad de la ejecución. Los requisitos derivados, por tanto, responden a las exigencias del constructor y operarios.
  • Las propiedades en estado endurecido son estipuladas por las prescripciones de proyecto y por el cumplimiento de las exigencias normativas y reglamentarias. Por consiguiente, estas propiedades competen fundamentalmente a la figura del arquitecto o prescriptor.
  • Las propiedades del estado fresco son determinantes, pues influirán en gran medida en las prestaciones finales que ofrecerá el mortero.
  • Es necesario subrayar que las características de los morteros, tanto en estado fresco como endurecido, dependen lógicamente de su aplicación de destino.

 

¿Sabía que el clima influye en la colocación de concreto?

1 300x217

Colocación de concreto en clima cálido: en este tipo de clima se da la combinación de los siguientes elementos: alta temperatura del aire ambiente, alta temperatura del concreto, baja humedad relativa, alta velocidad de viento e intensa radiación solar. Tenga en cuenta los siguiente:

  • En clima cálido debe darse adecuada atención a los materiales componentes, métodos de producción, manejo, colocación, protección y curado a fin de evitar temperaturas excesivas en el concreto o la evaporación del agua, lo cual podría afectar la resistencia requerida o el funcionamiento del elemento o de la estructura.
  • El colado de concreto en clima cálido es demasiado complejo para fijar meramente una temperatura máxima a la que pueda realizarse; sin embargo, una regla empírica dice que la temperatura del concreto al colarse debe mantenerse tan debajo de 90°F como sea económicamente posible.
  • Para mantener la temperatura del concreto dentro de un rango seguro, el concreto debe enfriarse con agua helada, los agregados deben enfriarse de antemano o bien ambos.

En estructuras indeterminadas, las deformaciones debidas a cambios de temperatura pueden causar esfuerzos altos y en ocasiones dañinos.

Colocación de concreto en clima frío: los métodos de colado usados en regiones de clima frío deben prevenir los daños al concreto como consecuencia del congelamiento y descongelamiento a temprana edad. Tenga en cuenta los siguiente:

maquinaria concreto 300x300

  • El concreto en su estado plástico se congela cuando alcanza temperaturas por debajo de 4°C, por eso requiere un período de protección hasta alcanzar una resistencia mínima recomendada de 3,5 MPa, la cual generalmente se da 48 horas después del vaciado (puede variar de acuerdo a las condiciones climáticas y a las propiedades de la mezcla).
  • Debe disponerse de un equipo adecuado con el fin de calentar los materiales para la fabricación del concreto y protegerlo contra temperaturas de congelamiento o cercanas a ella.
  • Todos los materiales componentes del concreto y todo el acero de refuerzo, el encofrado, los rellenos y el suelo con el que habrá de estar en contacto el concreto, deben de estar libres de escarcha.
  • Tener el control de la temperatura del concreto, manteniéndolo entre rangos previstos durante la preparación, transporte, colocación y curado.
  • Evitar que el concreto se congele, hasta que se logre el endurecimiento que evite la pérdida significativa de resistencia final, así como un deterioro en el acabado.