“A mí nunca me va a pasar”, es una de las frases que comúnmente dicen las personas que se niegan a pagar una póliza para asegurar sus edificaciones, bienes o maquinaria.

¿Acaso no todo en la vida es susceptible de riesgo, robo, accidente o desastre? Considerando los riesgos latentes y los cientos de casos de personas que en un “abrir y cerrar de ojos” lo han perdido todo, las compañías de seguros siguen ofreciendo pólizas todo riesgo, las cuales amparan sus bienes contra incendio, terremoto, inundaciones, robos, daños y actos malintencionados de terceros.

De igual manera, cubren todos los daños o perjuicios que se le causen a terceras personas por la ejecución de una obra. por su amplio cubrimiento este tipo de pólizas son las más apetecidas del mercado.

Obligaciones

Al tomar un seguro, debe hacer la declaración sincera de los hechos o circunstancias que determinen el estado del riesgo, según las preguntas que le realice el asegurador. Si se produce alguna modificación en las condiciones de riesgo, deberá informar esta nueva circunstancia a la compañía de seguros, en un plazo estipulado.

¿QUÉ SE DEBE HACER EN CASO DE SINIESTRO”

Hay que avisar inmediatamente a la compañía. El asesor notifica, solicita el desglose y la valoración de la pérdida. Gestiona el trámite y la futura indemnización.

CONTRATISTAS1 ALTA 089 300x292

John Jairo Díaz,
Director comercial de Mapfre

“El costo de las pólizas es proporcional al presupuesto de los bienes que quieren ser asegurados. Si lo que se va a asegurar es maquinaria o materia prima, se deben demostrar los costos de los equipos y el tope de existencia
en bodega”.

TENGA EN CUENTA

Entre los beneficios de adquirir una póliza está el poder trasladarle el riesgo a la compañía de seguros. Otra ventaja es poder contar con la asesoría de abogados y profesionales en
distintas áreas, en caso de presentar algún inconveniente.