Según el ministerio del trabajo, las empresas deben afiliar a todos sus trabajadores a una Administradora de Riesgos Laborales (ARL).

No solo se trata de cumplir con la normatividad colombiana vigente, sino que se configura en el amparo y la protección del personal de la empresa ante una enfermedad o un eventual accidente laboral.

Lo que algunos empleadores desconocen o pasan por alto, es que existen diferentes clases de riesgos y cada empleado debe ser evaluado y clasificado, según el sector y la actividad que esté desempeñando. De esta forma, el porcentaje que deberá pagar el empleado si es independiente oscila entre 0.522% y 6.96% del valor del salario devengado. Para aquellos que estén vinculados mediante contrato de trabajo, el costo total lo asumirá el contratante.

EL DATO 

Según la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), más de 100 mil accidentes de trabajo se registran cada año en Colombia, muchos de ellos por descuido de los trabajadores, exceso de confianza o por falta de uso de los elementos de seguridad industrial  que demanda cada actividad. La construcción, es uno de los sectores que más aporta al elevado número de esta estadística.

Ahórrese multas , sanciones y dolores de cabeza 

Según María Cecilia Cabrera, gerente general de PlanVida, hay empresas que por pagar una menor tarifa, clasifican al trabajador en un menor riesgo del que verdaderamente está
expuesto.

Esta es una situación preocupante, pues más allá del dinero, lo que está en juego es la vida de un ser humano y quien puede salir afectado es el empleador.

“Ante un accidente o fatalidad, en la investigación quedará establecido que el empleado no cumplía con la clasificación de riesgo adecuada y esto podría llevar a multas e inclusive al cierre de la empresa”, agrega María Cecilia. Es importante estar informado. Asegure a sus
empleados como debe ser y no infrinja por desconocimiento.

María Cecilia Cabrera, Gerente General de PlanVida

CONTRATISTAS1 ALTA 092 300x300“En caso de accidente, el empleado siempre
va a contar con la atención médica hasta que se
pueda reincorporar al trabajo. En caso de una
incapacidad temporal, permanente o incluso
una fatalidad, quien responde será la ARL”.