PRESENTAMOS EL CONTEXTO DE LICENCIAMIENTO URBANO, PROFUNDIZANDO EN LAS LICENCIAS DE CONSTRUCCIÓN.

PARA ENTENDER LOS orígenes del licenciamiento urbano debemos remontarnos a la modernización del Estado, la cual trajo consigo procesos integrales en búsqueda del bienestar general de la población y el desarrollo de una alta organización social, política y jurídica.

El crecimiento acelerado en las urbes, producto de la enorme cantidad de habitantes provenientes de las zonas rurales, produjo desorganización urbana, que necesitaba ser remediada.

Así surgió el ordenamiento territorial, garantizando un escenario físico más eficaz para alcanzar los niveles de desarrollo requeridos.

En Colombia, se creó la denominada “Ley del Desarrollo Territorial” (Ley 388 de 1997), la cual se vinculó al Plan de Desarrollo Nacional y los Planes de Desarrollo Municipal; éstos, a su vez, debían estar en concordancia con los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) de cada municipio, los cuales constituyen la carta de navegación obligada para la inversión, planificación, urbanización y construcción del sector público y privado.

LICENCIAS URBANÍSTICAS:

  • Licencias de construcción.
  • Licencias de urbanización.
  • Licencias de parcelación.
  • Licencias de subdivisión.
  • Licencias de intervención y ocupación del espacio público.

LAS LICENCIAS DE OBRA O DE CONSTRUCCIÓN
Para desarrollar edificaciones, áreas de circulación y zonas comunales en uno o varios predios, de conformidad con lo previsto en el POT, es necesaria una licencia de obra o de construcción que autoriza la misma.

Esta licencia se necesita en la mayoría de los casos, aunque depende de la legislación vigente en cada región. Están sujetas a licencia de obra actividades como las parcelaciones urbanísticas, los movimientos de tierra, las obras de nueva planta y las demoliciones, entre otras.