Este aíslamiento acústico y térmico ha evolucionado para controlar el ruido y la temperatura de los espacios en las construcciones con sistemas drywall.

Frescasa sin papel: se puede utilizar en las diferentes construcciones porque brinda, en general, los beneficios acústicos y térmicos que las construcciones necesita.

Frescasa SAB: especialmente diseñado para ser instalado en los espacios entre los perfiles de los sistemas constructivos livianos. Disminuye los tiempos de trabajo debido a su ancho ideal que permite una instalación sin cortes. Además, si los perfiles de la estructura están bien diseñados, no
necesitará de sujetadores.

Frescasa MBI: será su mejor aliada si trabaja en cubiertas y paredes de edificaciones metálicas en supermercados, bodegas, laboratorios e industrias en general. Es el material adecuado para estos lugares donde hay grandes concentraciones de personas y de máquinas que pueden hacer
variar las condiciones térmicas y acústicas.

Frescasa con foil: actúa como barrera de vapor previniendo el efecto de condensación en los cielo rasos y en la superficie de las paredes exteriores. Mantiene la humedad relativa en el caso de las construcciones para industria.

Poliuretano expandido

Es un material que permite remplazar la frescasa y tiene beneficios como aplicaciones de mas de 30 años que no presentan insuficiencia en el producto y tiene excelente adherencia a los materiales comunes de construcción (hormigón, revoque, fibrocemento, madera, aglomerado de viruta, chapa de acero). No requiere de sistema de sujeción mecánicos ni adhesivos especiales. Además, aísla e impermeabiliza en un único proceso.