Los retos siempre serán una constante en la labor de un contratista de pintura, por eso hay que estar en continua actualización.

Es uno de los trabajos de construcción que más depende de múltiples variables que a veces no son fáciles de controlar, como son el estado de las superficies, condiciones climáticas y características de los productos.

En esta ocasión tomamos las experiencias compartidas por Andrés Felipe Grisales, director de mercadeo de Pinturas Every, sobre comentarios que han recibido con alguna frecuencia y que les ha permitido identificar algunas prácticas que son recurrentes y que repercuten en malos resultados de los trabajos hechos con pinturas.

El especialista afima que han registrado los siguientes dos principales problemas que tienen los contratistas:

  1. Mal acabado en la superficie: por desprendimiento de la pintura o por defectos en la película, como es la pérdida de brillo, blanqueamiento, cuarteamiento, piel de naranja, entre otros.
  2. Deterioro de la pintura: la cual ocurre antes de aplicarse por malas prácticas en la dilución de la misma, específicamente por exceso de solvente o diluyente, y que termina cortando el producto o adelgazándolo a tal punto que en su aplicación genera defectos o incompatibilidades.

¿Qué hacer para solucionarlo?

Para mitigar este tipo de errores o inconvenientes recomiendan leer detenidamente las instrucciones al respaldo del envase (un producto de calidad debe tener claro las formas de uso), donde se especifican datos como el diluyente adecuado y la relación de dilución sugerida.

Tenga en cuenta que aunque muchos pintores experimentados realizan procedimientos diferentes a los recomendados por los fabricantes, en ocasiones estas prácticas pueden resultar en problemas de calidad o en el deterioro de la pintura. Adicional, cuando se trabaja con una pintura de rango económico y se presentan condiciones adversas como las climáticas, estos productos son más vulnerables a desestabilizarse cuando se les exige más de la cuenta.

Es así como una buena recomendación generalizada es el uso de la lija para la preparación de la superficie y entre capas de pintura, porque el uso de este material siempre será un muy buen promotor de adherencia.

Soluciones en la aplicación

Para Luis Cifuentes, capacitador y asesor técnico de Fibratore, la forma de evitar inconvenientes en el momento de Saplicar pintura que permita impermeabilizar superficies de zonas húmedas como baños y cocinas, es siguiendo los siguientes consejos:

  • Secar la superficie en su totalidad y liberarla de cualquier partícula o elemento que pueda afectar la adherencia de la pintura.
  • En el caso de necesitar aplicar el producto sobre concreto, esta superficie debe tener no menos de un mes de curado.
  • Evitar aplicar la pintura si no se puede garantizar la ausencia de agua en las próximas horas.
  • El tiempo recomendado de secado entre capas debe ser de mínimo dos horas

mm

Evite el problema mayor

El insumo más invaluable que tiene la profesión de pintura para edificaciones es sin duda el factor humano, es decir, el contratista que se expone a riesgos que pueden ser minimizados si se usan adecuadamente los Elementos de Protección Personal (EPP), los cuales logran evitar lo siguiente:

  • Inhalación de productos químicos: utilizando mascarilla con los filtros adecuados, sobre todo cuando la aplicación se da por el método de aspersión.
  • Afectación de la piel: guantes de protección, los cuales son más recomendables con material de latex para que proporcionen un elevado nivel de tacto y protección contra disolventes y otros químicos.
  • Proyección de partículas en ojos: utilización de gafas de protección panorámica con cinta ajustable a la cabeza y lentes de policarbonato.