Para aprovechar todas las bondades de una herramienta en el trabajo, es necesario cumplir con todas las normas de seguridad sobre su uso.

Las múltiples gamas de herramientas que facilitan la ejecución de un proyecto, traen consigo la responsabilidad de saber usarlas a plenitud. Esta maximización de sus prestaciones, permite mejorar prácticas laborales y prevenir accidentes en cualquier fase de la obra.

Por tener tanta importancia para el cumplimiento exitoso de cualquier proyecto de construcción, estos son los principales aspectos de seguridad en herramientas manuales y eléctricas.

La mayoría de trabajos en obra son realizados por medio de herramientas manuales, ya que son las más tradicionales, económicas y prestan diferentes servicios a lo largo de la obra. Pedro Farías, del grupo SURA, afirma que el primer factor a tener en cuenta en este tipo de herramientas es el tipo de riesgos: golpes auto infligidos, cortadas y golpes por proyectil.

Entonces la invitación es prevenir los riesgos por medio de una verificación del estado de la herramienta y que sea la indicada para la labor a realizar. Otras medidas preventivas consisten en llevar un control de calidad básico de cada herramienta, observando su desgaste y tiempo de prestación, con eso generar un plan de recambio. También aconseja tener espacios adecuados de almacenamiento y monitorear la ejecución que el operario hace de la herramienta.

Las herramientas eléctricas, por su lado, suscriben los mismos tipos de accidentes que los manuales con dos factores adicionales, asegura el experto.

La mala implementación de conexiones y la falta de protección personal generan los accidentes más comunes en esta gama. Los riesgos también se replican, añadiéndose el de lesiones por corto eléctrico y fuerza desmedida en el uso de la herramienta.

Los factores de prevención tienen que ver con la correcta disposición del sitio de trabajo y aislamiento de puntos de masa o contacto eléctrico. Así, es obligatorio no trabajar en lugares húmedos o con presencia de líquidos inflamables. De la misma manera se exige la limpieza de la herramienta y la no intromisión de cables que dificulten la realización del trabajo. Asi mismo, no conectar a enchufes deteriorados y siempre usar los repuestos indicados para cada herramienta de este tipo.

Todas las herramientas de mano presentan este negativo potencial por las siguientes fuentes: defecto de la herramienta, uso inadecuado o incorrecto y manutención deficiente.

Con la capacitación al personal de obra, en especial al operario, respecto a riesgos, fuentes y prevención, no solo se evita un accidente y se obtiene orden en el área de trabajo, también se aprovecha al máximo la utilidad de una herramienta, concluye Farías. Esto quiere decir que la seguridad en las herramientas implica un conocimiento pleno de cada instrumento de trabajo y un perfeccionamiento del operario, lo que se traduce en eficiencia y reducción de posibles pasivos laborales.

Tips de seguridad

Herramientas manuales

Causas comunes de accidentes:

  • Uso de la herramienta para otras tareas.
  • Operaciones peligrosas dirigidas a una parte del cuerpo.
  • Transporte inadecuado de herramientas.
  • Cansancio del operario.

Cómo prevenirlos:

  • Realización de pausas activas por parte del operario.
  • No golpear ni operar indebidamente herramientas de fuerza.
  • Llevar acabo mantenimiento y protección en caja de herramientas.
  • Conservar la postura de operación aconsejada para cada herramienta.

Herramientas eléctricas

Causas comunes de accidentes:

  • Trabajo realizado en recintos con mala ventilación.
  • Operar la máquina a revoluciones no recomendadas por el fabricante.
  • Montaje incorrecto de las piezas.
  • No contar con elementos de protección según la herramienta.

Cómo prevenirlos:

  • Usar la herramienta con las protecciones que trae de fábrica.
  • Conectar la máquina al voltaje apropiado.
  • Respetar el ciclo de trabajo de cada herramienta y sus piezas.
  • Controlar desgaste y calidad de accesorios, para un posible recambio